Alberto del Río regresó recientemente a los escenarios de la lucha libre mexicana convencido de que rápidamente podría recuperar el lugar que dejó vacante cuando decidió conquistar al público de Estados Unidos a través de la WWE. De esta manera, inició nuestra plática con ¨El Patrón¨:

¨Me fui con la idea absoluta de conquistar los encordados norteamericanos. Fueron siete años fuera de mi país en los que logré convertirme en el único luchador 100% mexicano en conquistar dos de los títulos más importantes que existen por allá, el de la WWE y el World Heavyweight. Ahora estoy de regreso en mi casa y con mi gente dispuesto a poner en su lugar a todos aquellos que se creen dueños de la AAA¨. Apuntó contundente Alberto del Río.

Lo que nunca se imaginó ¨El Patrón Alberto¨ es la humillación que ¨El Hijo del Perro Aguayo¨ y ¨El Texano¨ le hicieron en la función de lucha libre realizada en León, Guanajuato, en donde dichos gladiadores descargaron toda la furia que tenían contenida en su contra, provocando que terminara con el rostro bañado en sangre por primera vez en su carrera. ¿Será que esta humillación se quede sin su respectiva venganza? El luchador potosino aclara este punto para todos nosotros:

¨Déjame decirte que ¨El hijo del Perro Aguayo¨ le faltó el respeto a ¨El Patrón¨ porque hasta hace poco se dedicaba a poner las reglas en el ring sin que nadie le hiciera frente, pero ya estoy aquí y le voy a poner su correa para sacarlo a pasear. Es obvio que ¨El Perro¨ quiera tirarle de piedras al más grande, como decimos en San Luis Potosí, pero no solamente me faltó el respeto a mí si no a todas las personas que me siguen. Nada más quiero dejar claro que Pedro tampoco se fue limpio y que en las próximas semanas le daré mas pruebas de lo que le espera si se sigue metiendo conmigo¨. Y por si quedaba alguna duda de las intenciones que tiene Alberto del Río en contra del líder de ¨La Jauría¨, esto fue lo que nos dijo antes de despedirnos:

¨Vamos a darle tiempo al tiempo, creo que ¨El hijo del Perro Aguayo¨ tiene un compromiso con la afición porque se ha dedicado a ladrar por muchos años, pregonando que él es el que manda en tierras mexicanas, así que a través de este medio le digo que sí en verdad quiere demostrar su poder deberá medirse con ¨El Patrón¨, solo, sin su jauría de perros salvajes. Aquí lo voy a estar esperando y si quiere traer invitados no importa porque tengo lo suficiente para atenderle el changarro a todos¨. Y muy enojado, Alberto del Río terminó la entrevista y se alejó rápidamente de nosotros.