Un nuevo empate entre Anand y Carlsen es el resultado de la décima partida del Mundial de Ajedrez que acerca un pasito más a este último a la victoria final. Si en los últimos días se especulaba mucho acerca de de la actitud de Anand en las dos últimas partidas que le restaban con blancas y se esperaba un ataque decidido, este no ha llegado. O, al menos, no del todo.

Entre jugadores de este nivel es algo casi milagroso vencer con piezas negras. Así, al indio Viswanathan Anand le quedaba únicamente dos balas en la recámara de su arma. Y hoy a desperdiciado una.

La partida pareció mostrar a otro Anand, más agresivo con la apertura de dama, que fue logrando una posición que parecía ventajosa para las blancas en la jugada 20. A costa, eso sí, de consumir mucho más tiempo que su rival, Carlsen que se defendió con una precisión inhumana. Sin embargo, en el momento culminante de la partida, quizá motivado por los posibles apuros de tiempo, Anand estuvo impreciso y aflojó un poco la tensión sobre el noruego. A partir de entonces, la partida se fue igualando paso a paso, con las negras situadas en una posición en la que de ningún modo podrían ganar, pero que también era muy difícil perder. El reloj seguía corriendo en contra de Anand quien, en la jugada 30, simplificó el tablero, limpió piezas y firmó unas tablas que hacen que la espera continúe.

El próximo domingo es Carlsen quien jugará con piezas blancas. De vencer, se proclamaría de nuevo Campeón del Mundo de Ajedrez. En caso de empate, la tensión se trasladaría a la última partida del campeonato, la número 12, en la que Anand podría gastar su último cartucho.

Las oportunidades del indio, cada vez menores, pasan por resistir con negras la próxima jornada y planear una encerrona para la partida definitiva. Su esperanza estriba en que Carlsen resista peor la tensión que él, más acostumbrado a partidas de máxima exigencia. En 2013, durante la celebración del Torneo de Candidatos que Carlsen venció, perdió, sin embargo, su última partida. Solo la derrota de Kramnik facilitó que pudiese ser el elegido para retar, y luego vencer, a Anand. La historia pudo haber cambiado entonces. Su esperanza es que ahora se repita.