La Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de #Futbol informó  la tarde del miércoles la sanción a la que se hizo acreedor el señor Andrés Fassi, Vicepresidente Deportivo de los Tuzos del Pachuca.

Luego de los hechos sucedidos el sábado pasado donde el dirigente hidalguense perdió la cabeza y bajó a los vestuarios para encarar al árbitro del encuentro Fernando Guerrero, por haber anulado un gol a su equipo que pudo significar el empate ante el cuadro de Santos. Si bien, el silbante no asentó nada en la cédula arbitral del partido. Se pudo establecer que hubo “amenazas de muerte” gracias a una grabación de video que comenzó a circular en la red inmediatamente después del encuentro y donde se pudo observar que también tuvo un altercado con el Presidente del equipo Santos, Alejandro Irraragorri.

Por estos hechos, el organismo decidió suspender al argentino de toda actividad del futbol por los próximos cuatro meses y una multa de 134 mil 580 pesos, de acuerdo a un boletín emitido por la Federación Mexicana de Futbol.

“La sanción aplicará a partir de que se notifique la presente resolución, en todos sus derechos y funciones como Directivo en relación con su acreditación ante la Federación Mexicana de Futbol, por lo que no podrá ejercer los derechos como afiliado”. Será hasta la próxima temporada, cuando Fassi, pueda hacer uso de sus facultades como directivo.

El castigo parece caerle como anillo al dedo al dirigente hidalguense pues hace unos días, había dado a conocer sus intenciones de ser Presidente del equipo argentino: Talleres de Córdoba que milita en la tercera división de aquel país. El próximo domingo 16 de noviembre será la votación de los socios del club donde Fassi Jurgens, es uno de los dos contendientes a la Presidencia.

Llama la atención que el dirigente argentino había señalado que de ganar la contienda se vería obligado a estar mayor tiempo en Córdoba, su Ciudad natal, dejando claro que no descuidaría sus labores dentro del cuadro hidalguense.

De esta manera el castigo le permitirá irse sin preocupaciones para intentar hacer realidad un proyecto parecido al que se hizo con los Tuzos del Pachuca.