Carlos Vela, Javier "Chicharito" Hernández, Guillermo Ochoa, Saúl "Canelo" Álvarez, etc. Todos son unos "ineptos, mediocres, perdedores". Nosotros, los que criticamos, somos "perfectos, trabajadores, honrados, inteligentes y exitosos".

Alguien dijo: "La conveniencia en algunos se origina en base a la frustración de no poder lograr las mismas cosas por sí mismo".

Las redes sociales ciertamente nos han beneficiado extraordinariamente como sociedad, sin embargo, también han sido un medio perfecto para agredir a las personas, escondidos atrás de una computadora, tablet o celular.

Lamentablemente, la violencia hoy en día es física, verbal y ahora, textual, y la vemos en la calle, en los hogares, en los estadios, en el tráfico, en la escuela y en el trabajo.

Anuncios
Anuncios

La discriminación, la burla, la mentira, la ironía se hacen presentes en las diversas páginas de #Internet, donde podemos leer comentarios ofensivos en foros, insultos en los comentarios de un diario online, hacer circular chismes, darle like a los famosos "memes", subir fotos no autorizadas, descalificar la opinión del otro, mandar anónimos, amenazar, acosar, inventar un perfil, ya sea para usurpar la identidad de otro o para agredir a las personas. La agresión en el espacio virtual, no tiene límites, llega a cualquier país del mundo y es "el pan nuestro de cada día".

Si bien algunos utilizan la red para "navegar", entablar contacto con familiares o amigos lejanos, distraerse, conocer gente, etc.; una gran mayoría lo hace para mostrar sus frustraciones.

No tener al otro de frente, ha hecho que hasta aquellos que suelen ser tímidos se armen de valor y puedan expresar de manera anónima sus emociones, haciendo derroche de agresividad.

Anuncios

En Internet, hasta las personas con baja estima se sienten en posibilidad de insultar a los deportistas o personajes públicos con autoridad, y desafortunadamente no hay nada que podamos hacer para detener esta situación.

Lo peor del caso es que al final, todos somos lo que vemos en el otro, lo que no nos gusta, lo que odiamos y lo que criticamos.