Luego de haber despreciado un sinfín de ocasiones  vestir los colores de la Selección Mexicana de Fútbol, el delantero de la Real Sociedad de España, Carlos Vela, terminó con todas las dudas en torno a su incorporación al Tricolor y ya se encuentra instalado en Ámsterdam con sus demás compañeros.

A partir de su llegada este lunes al hotel de concentración, el “ariete” mexicano ha sido el hombre a seguir por los medios de comunicación que buscan a toda costa conseguir las declaraciones que expongan los reales motivos que tuvo el “bombardero” para dar tantas negativas para regresar a jugar con su Selección, que incluso lo llevaron a no estar con el cuadro azteca en el pasado Mundial de Fútbol en Brasil.

Lamento mucho decirles que si pensaban que la polémica había terminado, se equivocaron, pues esta historia tiene todavía mucha tela para cortar, y es que con todo lo sucedido, Carlos Vela generó gran animadversión entre aficionados, compañeros de oficio, directivos y medios de comunicación, que no ven con buenos ojos que se la haya rogado tanto a este jugador que desairó representar a su país en múltiples ocasiones no importándole dejar de experimentar una justa mundialista.

Ahora, se cuestiona que Miguel Herrera lo quiera poner como titular en el duelo de este miércoles ante los holandeses.

Señoras y señores, por principio de cuentas en nuestro país debemos comenzar por respetar las decisiones de los demás y aprender que decir “NO” está bien. El problema radica en aceptar que mis prioridades no son las prioridades de los demás, y que mis necesidades no son las necesidades de otros. ¿Cuántas veces hemos hecho cosas por quedar bien o por no hacer enojar a alguien y después nos hemos arrepentido por no haber tenido el valor de decir “no”? ¿Están difícil aceptar que en ese momento Carlos Vela no quería jugar con su Selección? Más allá de las críticas, Carlos Vela merece respeto, pues ha demostrado ser un hombre sensato y congruente con sus ideales, dejando claro que si ha triunfado en Europa es porque tiene bien definidas sus prioridades.

Ahora bien, en lo deportivo estoy seguro que su regreso al combinado azteca vendrá a fortalecer una delantera nacional que ha adolecido la falta de gol en los últimos juegos.

Ultimadamente, si Miguel Herrera lo ha llamado a la Selección es para jugar y no para aplicarle un castigo ejemplar por su “disque”rebeldía.

Así las cosas, lo que haya pasado antes deberá quedar ahí enterrado, pues si Carlos Vela nos regala actuaciones con la Selección Mexicana como las que ha brindado en los últimos años con la Real Sociedad, terminaremos alabándolo. #Futbol