España derrota con solvencia a Bielorrusia en el cuarto partido para la clasificación de la Eurocopa y recupera algunas de las sensaciones perdidas tras el Mundial de Brasil. Aunque España ha caído en un grupo relativamente sencillo que no debería complicar en exceso la clasificación, la derrota con Eslovaquia en la segunda jornada y, sobre todo, el mal juego desplegado habían planteado ya muchas dudas sobre el futuro de la selección española.

Tras la catástrofe de Brasil, al ser eliminada en primera vuelta con dos derrotas muy dolorosas, el seleccionador Vicente del Bosque se planteó un cambio generacional ordenado.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, parece que todavía no acababa de dar con la tecla. Las bajas de Xabi Alonso, la edad de Xavi Hernández y la baja forma y las lesiones de Iniesta y Busquets estaban suponiendo un peso excesivo para una selección que había hecho del toque y la posesión su bandera y su estilo irrenunciable.

Para acabar de complicarlo esta semana el defensa del Real Madrid Sergio Ramos echó fuego en la hoguera al sugerir la falta de compromiso de otros jugadores que habían justificado su ausencia por lesión, Cesc y Diego costa, ambos del Chelsea de Mouriño, al que es habitual escucharle amargas quejas sobre el resultado de los encuentros de la selección en la forma física de los jugadores de los clubes.

Sin embargo, haciendo de necesidad virtud, Del Bosque ha decidido entregar el mando de la selección a Isco, el joven talento del Real Madrid que parece que este año ha asumido mayor protagonismo tanto en su equipo como en el combinado nacional.

Anuncios

Las esperanzas puestas en él no se vieron defraudadas y fue quien abrió la ordenada defensa de Bielorrusia con un golazo en el minuto 18. Dos minutos después sería el cuestionado Busquets el que cerraría un partido que a partir de entonces transcurrió por plácidos derroteros para los españoles, logrando en el segundo tiempo Pedro, tras una extraordinaria jugada colectiva, el tanto definitivo.

Sin embargo, el seleccionado Del Bosque no tiró las campanas al vuelo y manifestó que en determinados momentos del encuentro se había jugado "demasiado artista", reclamando un fútbol más sencillo y menos estético. #Futbol