Ahora mismo se están empezando a notar las consecuencias de la ausencia, en el equipo de Minnesota Timberwolves, de su jugador franquicia.

Ricky Rubio no aportaba anotación, pero ahora queda muy claro que hacía que su equipo jugara mucho mejor de los que lo hacen sin él en la cancha. Desde que el equipo de Minneapolis ha perdido a su base titular, han contado sus partidos por derrotas y no parece que la tendencia vaya a revertirse en los próximos partidos, pues no sólo están perdiendo cada partido, sino que además no parece que tengan oportunidades de llegar a mejorar.

Por lo que parece, Ricky Rubio no sólo aportaba al equipo una mejor circulación de balón y una mejor colocación de los pases que solían dejar en muy buena posición a los jugadores más anotadores del equipo, sino que vivían mucho mejor cuando sobre la cancha, era el jugador nacido en El Masnou quien botaba la pelota.

Anuncios
Anuncios

Es decir, no se trataba sólo del efecto que tenía Ricky Rubio sobre sus compañeros.

Parece que sobre la cancha, en los partidos en los que estaba el base titular, estaba teniendo aún más peso el efecto que este jugador generaba sobre los oponentes. Era uno de los jugadores con mejores números tanto en asistencias, como en asistencias por partido, lo que significa que los balones fáciles para sus compañeros eran habituales. Esto llevaba a que muchos de los defensas tuvieran que cubrir de otra manera a sus pares. En definitiva, cada balón en manos de Ricky Rubio era un peligro potencial para unas defensas que estaban tan pendientes de la marca como del posible pase. Los dos contra uno eran muy complicados, porque un pase preciso dejaba la canasta asegurada.

Además, era un jugador con unas excelentes estadísticas en robos de balón, con lo que los jugadores rivales no botaban tranquilos el balón cuando Ricky Rubio les defendía.

Anuncios

Determinados regates no eran una opción viable cuando en frente estaba un jugador que podía aprovechar cualquier pequeña imprecisión para empezar un contraataque fulgurante que acabase con el balón en la canasta, y el equipo rival, con dos puntos menos; y el suyo con dos puntos más, en un deporte en el que ese tipo de situaciones se dan más a menudo de lo que pudiera uno pensar.

Ahora mismo, Minnesota Timberwolves tiene un problema en la falta de su jugador franquicia, al que hace no mucho tanto criticaban en la ciudad.