Mis súplicas fueron escuchadas y luego de ver los dos partidos de vuelta de los cuartos de final del #Futbol mexicano, pude comprobar que la liguilla no es una utopía.

Hoy, después de la pesadilla de mitad de semana, pude disfrutar de emociones a granel y pinceladas de buen futbol. Definitivamente, los jugadores de los cuatro equipos que tuvieron actividad este sábado, dejaron de ser unas caricaturas y se pusieron los "smokings" para vestir de gala en la denominada "fiesta grande".

Luego de analizar que regularmente las eliminatorias se definen en el segundo partido, me pregunté, ¿Por qué no jugar a un solo encuentro si en el primer cotejo los equipos son tan mezquinos que no salen a ganar, sino a no perder? ¡es ilógico seguir sosteniendo un doble enfrentamiento!

Inmediatamente, llegó a mí la respuesta, la liguilla es un gran negocio para los equipos que la disputan, de ahí que se haya pensado en hacer dos torneos por año con sus respectivas liguillas.

Anuncios
Anuncios

Cada temporada escucho a muchos colegas señalar que lo mejor es pensar en regresar a los torneos largos como se hacía en antaño, pues habría más calidad de futbol, siendo que los entrenadores tendrían tiempo para desarrollar mejor sus proyectos y de paso, podrían conservar sus puestos de trabajo. Ahora que lo pienso, es bastante ridículo que los comentaristas que laboran en las televisoras que son dueñas de los derechos de transmisión de los equipos de futbol, hagan esta petición.

Creer que los dueños de equipos y las televisoras accedan a estos señalamientos es muy ingenuo. El motivo, es que durante los partidos de la fase final del balompié azteca, el número de personas cautivas (rating) aumenta de manera considerable en relación a la audiencia que se registra en los partidos de torneo regular.

Anuncios

Máxime, si califican los equipos denominados grandes, ya que estos son garantía de rating para las televisoras.

Una liguilla con América, Guadalajara, Cruz Azul y Pumas, es el sueño perfecto para los involucrados en el negocio. Tan solo se dice que en la liguilla pasada las ganancias por comercialización en TV durante los cuartos de final y semifinales, dejó una derrama económica a las televisoras por 140 millones de pesos, mientras que 214 millones se generaron por ingresos en taquilla, esto tomando en cuenta que el promedio de espectadores por partido es 40 mil, y el costo de los boletos oscilaba en los 400 pesos. 242 millones de pesos fue lo recaudado en la final pasada. En total estamos hablando que la liguilla anterior tuvo ganancias de cerca de 600 MDP.

Al final saqué como conclusión que los equipos que disputan la liguilla nunca pierden, los que pierden como siempre, son los aficionados de los equipos eliminados. ¿Qué raro no? Y también es ridículo que crea yo que la liguilla se pueda jugar a un solo partido ¿verdad?.