Este año los Los Ángeles Clippers son un equipo que puede llegar muy lejos en la temporada. A pesar de ciertas carencias y de algo de mala suerte han logrado llegar a tener un balance muy positivo. Su último rival los Charlotte Hornets no han sido capaces de presentarles batalla a pesar de estar a punto hace muy pocos días de derrotar a los Miami Heat.

El primer cuarto empezó ya con los Los Ángeles Clippers distanciándose ampliamente en el marcador con un juego fácil y directo. En pocos minutos habían abierto una distancia considerable en el marcador, en algunos momentos incluso de cinco puntos, lo que les facilitaba mucho el juego al obligar a los Charlotte Hornets a arriesgar mucho más tanto en defensa como en ataque para poder seguirles el ritmo. Al final treinta y uno a veintitrés para los Los Ángeles Clippers y ocho puntos de ventaja sobre unos Charlotte Hornets que no eran capaces de seguirles.

En el segundo cuarto, las tornas se invirtieron y fueron los Charlotte Hornets los que lograron en muy poco tiempo acortar distancias en el marcador colocándose rápidamente a solo tres puntos de los Los Ángeles Clippers. En este punto el partido llegó a un equilibrio en el que las diferencias se mantuvieron razonablemente estables hasta el final del cuarto. Al final, treinta a veinticinco para los Charlotte Hornets y solo tres de ventaja para los Los Ángeles Clippers de camino a los vestuarios.

La esperanza de los Charlotte Hornets de llegar a obtener un resultado positivo en este partido empezaron a desvanecerse al inicio del cuarto, cuando los Los Ángeles Clippers llegaron a distanciarse a más de doce puntos. Un marcador muy amplio que con el paso de los minutos mejoró pero en ningún momento llevó a que los Charlotte Hornets pudieran ver relativamente cerca a sus rivales. Al final del cuarto el parcial había sido de diecisiete a veintidós para los Los Ángeles Clippers, el resultado ponía a los Charlotte Hornets ocho puntos por debajo.

El último cuarto fue un mero trámite en el que los Los Ángeles Clippers fueron abriendo la ventaja hasta que fue imposible para los Charlotte Hornets tratar siquiera de ganar el partido. Al final de este cuarto el parcial había sido de treinta y cinco a veintidós para Los Ángeles Clippers. Una ventaja amplia que era definitiva.