El equipo de la capital del cine de Estados Unidos sigue de mal en peor. Han salvado la estadística y no serán el peor equipo de la historia de la franquicia, pero en este momento siguen sin convencer y aún puede que al final del año tengan las peores estadísticas de la historia de este deporte en Estados Unidos, pues por ahora solo llevan una victoria en ocho partidos. En este caso cayeron en su visita al Smoothie King Center, donde los New Orleans Pelicans les recibieron con los brazos abiertos y una nueva derrota que regalarles para la colección.

El primer cuarto empezó bien para Los Ángeles Lakers, que logró ponerse por delante.

Anuncios
Anuncios

A mitad de cuarto recibieron una pequeña racha negativa por parte del New Orleans Pelicans, pero antes de acabar el cuarto se pusieron por delante y acabaron con un marcador de veinticinco a veintitrés que les daba esperanzas de que esta vez las cosas fueran mejor para ellos y pudieran regalar una victoria a su afición.

Sin embargo, el segundo cuarto acabó con esas esperanzas, cuando el equipo de Luisiana logró un marcador de veintiocho a veintitrés colocándose por delante en el marcador. La ventaja al descanso era en ese momento de solo tres puntos, nada importante en un deporte en el que los partidos se juegan a varias decenas de puntos. Sin embargo actualmente Los Ángeles Lakers son un equipo moralmente roto y acudieron al vestuario abatidos.

Este abatimiento se reflejó claramente en el tercer cuarto, en el que perdieron por diez puntos.

Anuncios

Un resultado de treinta y cuatro a veinticuatro que cerró ampliamente las posibilidades del equipo de llegar a recuperarse y poder remontar en un último cuarto que parecía un mero trámite tras presenciar la actuación del equipo en este cuarto, en el que no parecían dispuestos a pelear cada balón como si fuera el último.

El último cuarto fue el más duro. Llegaron a perder veinte puntos a falta de menos de cuatro minutos para el final del partido. Con un resultado tan a su favor, los New Orleans Pelicans se permitieron el lujo de dejarse ir y no llegaron a meter más que un solitario punto en el resto del partido. Sin embargo, la ventaja era tal que Los Ángeles Lakers solo lograron acercarse a siete puntos. Un nuevo partido para olvidar de un equipo que lleva una temporada para olvidar.