Los Golden State Warrior son ahora mismo el segundo equipo de la Conferencia Oeste, lo que, teniendo en cuenta que estamos hablando de la conferencia en la que compiten los Memphis Grizzlies, se podría considerar todo un logro para un equipo que no cuenta entre sus filas con grandes y rutilantes estrellas. Por el contrario son un equipo en el que todos sus jugadores aportan partido a partido y donde muchos de sus jugadores resultan intercambiables, pues sus jugadores de banquillo tienen una calidad muy similar al quinteto titular que se asienta sobre la cancha.

Con este fondo de armario tan amplio resulta muy complicado plantear contra ellos determinados estilos de juego que pudiéramos denominar como oportunistas. El caso más típico es el de tratar de cargar de faltas a determinados jugadores clave del equipo para obligar de ese modo al entrenador a reducir sus minutos. Es decir atacar antes al jugador que al planteamiento de equipo para de ese modo reducir la capacidad del equipo de jugar cómodo. Eso suele obligar a los jugadores propios a incurrir en ciertos riesgos y a cargarse también de faltas, pero normalmente esta misión se hace con jugadores de segunda línea, con lo que los mejores siguen con la capacidad de jugar a sus anchas. No se puede hacer esto contra un equipo que cuenta con tantos jugadores válidos y polivalentes.

Además se ha creado un tipo de juego que invalida en muchos casos determinadas defensas, reduciendo de ese modo el estilo de juego que se puede plantear contra él en defensa. Esto se ha realizado con un juego basado de manera absoluta en el exterior de la zona. Sus mejores jugadores están todos en las posiciones de base, alero o escolta. Esto hace que sea muy complicado llevar al fracaso la vertiente ofensiva del equipo con un juego en zona. La principal debilidad de esta defensa es precisamente el juego exterior, pues no es fácil mantener una defensa zonal mientras se presiona de cerca a los tiradores.

Con estos mimbres el equipo de Golden State Warrior ha logrado llevar la victoria a su casa en muchas ocasiones, lo que es muy valioso para un equipo que aspire a los playoffs.