Los Phoenix Suns están en estos momento con diez victorias por seis derrotas, lo que le coloca en el último lugar para el viaje a los playoffs al final de la temporada en la Conferencia Oeste. Los Denver Nuggets, por el contrario están con siete victorias y ocho derrotas, undécimos en la misma conferencia, muy cerca el uno del otro pero aún así con una clara diferencia en la calidad de juego. Además son dos equipos que juegan a lo contrario el uno del otro. Mientras los de Arizona tratan de llevar el partido al intercambio de canastas aprovechándose de su mejor faceta ofensiva, los del estado de Colorado tratan de llevar el partido a las jugadas largas y tranquilas, pues tienen mejor equipo en ese estilo de juego. El choque de planteamientos prometía un partido interesante.

El primer cuarto fue un continuo intercambio de canastas y de rachas en el marcador. Cada pocos minutos uno u otro equipo lograba ponerse por delante y distanciarse unos pocos puntos para ver después como era su rival quién se adelantaba en el marcador para volver después ellos mismo a adelantarse. En este continuo baile de números fueron los Phoenix Suns quienes se adelantaron en el marcador final por 4 puntos. Un marcador final de 30 a 34 y mucho por jugar aún.

De hecho el segundo cuarto fue un reflejo especular del primero, con rachas para ambos equipos que no intercambiaron la ventaja en el marcador por la ventaja que el equipo de Arizona traía del anterior cuarto. Al final el marcador parcial quedó en un 34 a 30 para los Denver Nuggets y un empate a 64 que dirimir en la segunda mitad.

Fue en el tercer cuarto cuando los jugadores de los Phoenix Suns lograron ponerse definitivamente por delante con una buena racha al principio del cuarto mientras los Denver Nuggets no lograban anotar un solo punto en tres minutos. Tras esto los de Arizona se limitaron a continuar añadiendo puntos a una diferencia que acabó siendo de 22 a 29. Una diferencia de 7 puntos que parecen poco pero pesaron mucho.

El último cuarto fue un paseo para los Phoenix Suns, pues los Denver Nuggets ya estaban rotos y acabaron cediendo en un 120 a 112. Un partido emocionante que una mala racha en el tercer cuarto finalizó.