Los San Antonio Spurs están en este momento en un momento dulce. Llevan varios partidos seguidos dando muestras de ser un firme candidato a llegar a los playoffs. Además empiezan a ser otra vez un firme candidato a la consecución de un nuevo anillo, tal como empezaron al inicio de esta temporada. En esta ocasión la victoria fue ante unos Philadelphia Seventy Sixers que no opusieron excesiva resistencia.

El primer cuarto comenzó con unos Philadelphia Seventy Sixers que apenas si ofrecieron una tímida resistencia al asalto a su canasta por parte de unos San Antonio Spurs, que durante todo el cuarto fueron rascando más y más puntos en su casillero mientras negaban la anotación a unos jugadores que no parecían con espíritu de lucha suficiente para ganar el partido.

Anuncios
Anuncios

El marcador acabó con un treinta a trece que destrozaba el partido. Pero incluso más que el marcador, lo que realmente establece el nivel de juego de ambos equipos es el hecho de que Philadelphia Seventy Sixers estuvo seis minutos sin anotar. En ese tiempo San Antonio Spurs anotó ocho puntos y en los siguientes dos minutos otros doce por cinco de sus rivales.

Con semejante resultado, el segundo cuarto fue para los jugadores con menos minutos de San Antonio Spurs, que obtuvieron un marcador de veintiuno a dieciséis en contra pero que lograron dejar descansar a unos titulares que estaban preparados para acabar con lo poco que quedase de Philadelphia Seventy Sixers en el siguiente cuarto. Incluso después de ganar el cuarto, el equipo de Philadelphia Seventy Sixers seguía doce puntos por debajo de sus rivales.

Anuncios

Muchos pensaban que ese partido había acabado en el primer cuarto y la segunda mitad de defraudaría esas predicciones.

El tercer cuarto fue dominado por unos San Antonio Spurs que sencillamente dominaron todo el cuarto con una anotación continuada que hizo imposible a sus rivales tratar de obtener ningún tipo de ventaja, llegando incluso al final de partido a aumentar esta en otros cuatro puntos en un marcador de veintisiete a veintitrés para los tejanos.

El último cuarto careció de historia, con unos Philadelphia Seventy Sixers que ni podían ni querían luchar la victoria y unos San Antonio Spurs que cubrieron el trámite y se dirigieron a las duchas con una nueva victoria en el bolsillo y una mejor posición en la clasificación para los playoffs.