Muchos daban por acabado a este equipo tras un inicio de temporada que desmentía lo que los nombres del equipo parecían indicar. La avanzada edad de muchas de sus estrellas parecía justificar el escepticismo de unos espectadores que no veían victorias y empezaban a dudar del equipo. Sin embargo, este es un equipo en el que prima la calidad sobre la potencia física y eso ayuda a que estar cerca de los cuarenta no sea un problema para estos jugadores.

En este caso derrotaron a unos Los Ángeles Clippers que no fueron capaces de cerrar un partido que tuvieron a su favor durante más de tres cuartos, pero que se acabó por llevar el equipo que supo esperar y ser paciente a la expectativa de que la mala racha llegase al equipo californiano.

El primer cuarto marcó la tónica de los tres primeros cuartos, en los que Los Ángeles Clippers lograron ponerse por delante desde el minuto inicial y no volvieron a ceder el marcador en los siguientes cuartos, que pasaron sin demasiado interés en un partido que parecía condenado a caer del lado del equipo afincado en la capital del cine de Estados Unidos. El primer cuarto acabó con un veinte a catorce y ventaja de seis para los de casa.

El segundo cuarto fue un mero intercambio de canastas en el que nada importante se decidió y los texanos lograron acercarse a un punto, con un marcador de cuarenta a treinta y nueve, pero que acabaron el cuarto a tres puntos tras una canasta de Glen Davis que dejó a los de San Antonio por debajo en el marcador con la llegada del descanso de mitad de partido.

A la salida de los vestuarios Los Ángeles Clippers volvieron a distanciarse en el marcador y mantuvieron una sólida ventaja hasta llegar de nuevo al final del cuarto con un marcador de setenta a sesenta y cuatro que dejaba a los texanos a seis puntos y con la necesidad de cambiar radicalmente algo o volverían a salir del campo derrotados y un poco más lejos de su siguiente título.

Durante el último cuarto parecía que todo seguiría igual, las diferencias no disminuían y todo parecía perdido para el equipo de San Antonio. Sin embargo, llegando al final del partido, a falta de apenas cinco minutos para que todo terminase la defensa del equipo se atrincheró y logró secar la anotación de sus oponentes hasta lograr un parcial de doce a cero que cambió completamente las tornas. En cinco minutos ni un solo punto cayó del lado de los californianos, lo que hizo imposible ninguna lucha y llevó la victoria a la franquicia por la que nadie apostaba. Una victoria merecida y que demuestra que San Antonio Spurs siguen siendo candidatos al título. #Baloncesto