El tiempo en este momento juega a favor y en contra de Fernando Alonso. Ferrari le deja irse, pero aún no hay nada firmado y a las malas podría quedarse en la escudería si por los papeles se tratase y eso ambos lo saben y eso es un método de presión que tiene Fernando Alonso para poder obtener determinadas indemnizaciones si Ferrari desea no tener tres pilotos en la parrilla el año que viene.

El acuerdo con Sebastian Vettel ya está prácticamente firmado y no parece que nada vaya a cambiar eso, con lo que Ferrari necesita que Fernando Alonso se vaya. Eso hace que ahora mismo las posibilidades del piloto asturiano para presionar a su prácticamente ya ex-escudería sean enormes y puedan obligar a los italianos a pagar.

Por otro lado el tiempo también pasa para él y los entrenamientos que este año podría hacer con su nueva escudería son un punto de no retorno. De no hacerlos empezaría con muy mal pie y podría llegar a encontrarse con que el coche ya empieza torcido el año que viene y eso es algo que Fernando Alonso no puede permitirse. Esto podría verse como un medio de la escudería italiana para obligar a Fernando Alonso a irse, sin embargo existe otra posibilidad que algunos empiezan a vislumbrar. Además sería una solución que permitiría a Fernando Alonso acabar sentándose a los mandos de un Mercedes.

Fernando Alonso podría permanecer en la escudería Ferrari, acabar su contrato y en un año tendría un asiento listo para la Escudería Mercedes, en caso de poder firmar un acuerdo con ellos. No es la solución más idílica, pero podría ser una de las más sencillas para acabar recalando en Mercedes sin por ello perder excesiva práctica.

Sin embargo no parece que sean estos los planes de Fernando Alonso, que en estos momentos está muy cerca de llegar a firmar por la Escudería McLaren, que le ofrecen un proyecto inmediato. En estos momentos la única razón por la que este contrato no se lleve a cabo sería la historia que ya tienen McLaren y Fernando Alonso, que no es excesivamente buena. #Coches