Ocho minutos le bastaron a Carlos Vela para  silenciar las críticas en su contra y de paso ratificar su enorme calidad #Futbolística. La presión que suponía tener a millones de aficionados mexicanos viendo su desempeño nunca le jugó en contra, por el contrario se creció al castigo como los grandes y mostró que los años que ha pasado en el balompié español lo han templado mentalmente.

La selección mexicana ganó sufriendo, pues después de irse arriba muy pronto en el marcador con el gol de Vela y de tener 20 minutos muy buenos en el inicio, terminó siendo avasallado por los constantes y veloces arribos de Arjen Robben, quien se convirtió en un verdadero demonio para la zaga azteca.

Anuncios
Anuncios

El dominio de la llamada “Naranja Mecánica” tuvo tres opciones claras de gol, sin embargo, las atinadas intervenciones del guardameta Guillermo Ochoa y las terribles fallas de Afellay, Depay y Klaas-Jan Huntelar terminaron dando al traste con las aspiraciones de los holandeses.

En la segunda mitad, un golazo de Wesley Sneijder a los 48 minutos igualó los cartones. Para ese momento el dominio del cuadro holandés era ya sofocante para los mexicanos. Debió ser nuevamente Carlos Vela quien al minuto 62, encontró un pase a las espaldas de los zagueros de Holanda enviado por el recién ingresado Jesús “Tecatito” Corona, y con un potente disparo de zurda venció por abajo la estirada del guardameta Krul para poner nuevamente en ventaja a los verdes. México tomó confianza y siete minutos más tarde, Javier Hernández entró al área sacó a Krul y de pierna zurda puso el 3-1.

Anuncios

Todavía Holanda encontró el último gol con Daley Blind, quien con un disparo de larga distancia desviado por el zaguero Osvaldo Alanís venció a Memo Ochoa.

Así las cosas, se ha podido establecer que Vela sin estar en su mejor momento futbolístico es un jugador diferente que encara, maneja perfectamente los cambios de ritmo, sabe crearse espacios al frente, puede jugar viniendo de atrás, gana las espaldas a los defensores, tiene disparo de larga distancia y lo mejor de todo, hace goles. Carlos Vela, no sólo es diferente en lo deportivo, también lo es en lo mental, pues ha logrado combinar la confianza en sí mismo, con la autoestima. Nada ni nadie le impide creer en él y eso lo demuestra siempre con una sonrisa. El “Bombardero” sabe dónde está hoy y entiende que este no es su punto de llegada, sino su punto de partida.