Se ha cuestionado mucho en las últimas horas la actuación de la Selección Mexicana de #Futbol ante su similar de Bielorrusia. Las críticas se han vertido a chorros en los diversos medios de comunicación, cuestionando que el "Piojo" haya utilizado a los suplentes para jugar este partido.

¿Cuántas veces se había criticado también a la Federación Mexicana de Futbol por anteponer los intereses económicos sobre los deportivos? Por muchos años se ha venido señalando que los selectivos mexicanos tuvieran que disputar partidos "moleros" en los Estados Unidos ante equipos que poco aprendizaje podían dejarle a los nuestros.

Salir de la zona de confort y del "pan con lo mismo"; medir el nivel futbolístico en el que se encontraban algunos jugadores que no tienen actividad en sus clubes; casos como el de Guillermo Ochoa, Diego Reyes y Raúl Jiménez; el regreso de Carlos Vela a la Selección, y finalmente que Miguel Herrera pudiera establecer qué futbolistas deben de ser descartados y cuáles pueden ser parte del equipo estelar, y quiénes podrían funcionar para el selectivo "B", fue lo que se buscaba en esta mini gira por Europa. 

Ultimadamente, debemos pensar que los partidos de preparación sirven precisamente para eso, para poner a punto un equipo antes de una competencia.

Anuncios
Anuncios

Que más darían los técnicos que ver a sus escuadras jugar a lo que se plantea en los entrenamientos. Sin embargo, cuando el rival desnuda las fallas de un equipo, ayuda significativamente a los estrategas pues se dispara una alerta que les hace ver  que hay que modificar los planteamientos, los procesos o las formas, y en el peor de los casos, cambiar de rumbo.

Los mexicanos no son los mejores del mundo porque le ganaron a Holanda, y tampoco son los peores porque perdieron ante Bielorrusia. Seguramente en su largo regreso a México atravesando el océano Atlántico, el "Piojo" ha tenido tiempo de sobra  para poner en claro sus ideas. Sabedor de que está más cerca del bien que del mal. 

Al final, como reza el dicho: "No hay nada que enseñe más que equivocarse".