Los Memphis Grizzlies son ahora mismo el mejor equipo, estadísticamente, de toda la liga de baloncesto profesional de Estados Unidos. Han logrado derrotar a la mayor parte de los equipos con los que se han enfrentado, entre ellos a algunos de los rivales directos que tienen por el anillo que se disputará el año que viene. De hecho, una de sus derrotas fue con la mitad del equipo en la enfermería. Esta vez su víctima fueron Los Ángeles Clippers.

El primer cuarto empezó ya con el equipo local, los Memphis Grizzlies, poniéndose rápidamente por delante en el marcador y abriendo una brecha que, aunque modesta, ya empezaba a hablar de los que con el paso de los minutos sería el devenir de un partido que ya empezaban dominando los locales. Los Ángeles Clippers trataron por todos los medios de acortar distancias y en algunos puntos del cuarto lo lograron, pero al final la ventaja fue para los Memphis Grizzlies. Al final del cuarto el marcador reflejaba un veintiséis a veintiuno, una ventaja de cinco puntos que era la primera piedra en la derrota de Los Ángeles Clippers.

El segundo cuarto empezó aún peor para los Clippers. En pocos minutos habían abierto los Grizzlies una ventaja aún mayor que, además, siguieron aumentando durante todo el cuarto hasta llegar a superar los diez puntos, una barrera psicológica que empezó a pesar sobre las cabezas de unos Clippers que con el paso de los minutos empezaban a darse cuenta de la realidad del partido. Al final un parcial de diecinueve a veintisiete y ocho puntos de diferencia.

Los dos últimos cuartos fueron mero trámite, pues incluso a su máximo rendimiento no podían los jugadores de Los Ángeles Clippers llegar a obtener la ventaja que necesitaban para que el marcador global les fuera favorable y pudieran solventar en la segunda parte la ventaja que habían obtenido sus rivales en la primera.

Al final, se registró una victoria fácil de los Memphis Grizzlies por 107 a 91 y una más en el casillero del mejor equipo de la liga de baloncesto profesional de Estados Unidos.