Oklahoma City Thunder no levanta cabeza. En cada partido tratan de volver a levantar el vuelo pero siempre se encuentran con un muro llamado realidad que se empeña en que todos los partidos sean derrotas, pues con la plantilla de la que disponen es inviable competir, tanto en calidad como en cantidad de jugadores disponibles.

El primer cuarto comenzó de manera inmejorable para unos Oklahoma City Thunder que en muy pocos minutos habían logrado distanciarse por siete puntos frente a un equipo, Utah Jazz, que en estos momentos está en números de playoff y que venía de hacer muy buenos partidos contra equipos de cierta entidad.

Anuncios
Anuncios

Durante todo el cuarto fueron aprovechándose de esta racha hasta alcanzar una ventaja de nueve puntos que acabaron por cristalizar en un veintitrés a catorce que resultaba un esperanzador inicio para unos jugadores que últimamente no tienen buenas experiencias en sus partidos contra prácticamente ningún equipo. Muchos empezaron a ver este como un partido en el que podría llegar a obtenerse una victoria importante para la moral de un equipo que está muy necesitado de ellas.

Sin embargo en el segundo cuarto se empezaron a ver las costuras del equipo, que a pesar de todo llegó a ponerse a diecisiete puntos de Uta Jazz. Un treinta y siete a veinte que, a siete minutos de acabar la primera mitad, presagiaba grandes cosas para Oklahoma City Thunder. Sin embargo los siguientes minutos acabarían por contradecir estas esperanzas, pues en esos siete minutos hasta que acabase el partido se sucedió una debacle sobre la cancha.

Anuncios

Oklahoma City Thunder solo fue capaz de anotar cinco puntos a sus rivales mientras Utah Jazz lograba un total de veinte. Toda la ventaja de Oklahoma City Thunder se había visto reducida a unos exiguos dos puntos en un cuarenta a cuarenta y dos que parecía hablar del futuro del partido.

Sabedores de que tenían el partido en la mano, los jugadores de Utah Jazz atacaron sin descanso la canasta de Oklahoma City Thunder, mientras defendían con convicción su propia canasta. En este cuarto se acabó de sentenciar la derrota de unos Oklahoma City Thunder que recibieron un marcador de treinta y dos a diecisiete en un cuarto que acababa con las pocas esperanzas que aun pudieran guardarse durante el descanso.

El último cuarto volvió a ser para los Utah Jazz por veintiséis a veintidós. Oklahoma City Thunder solo pudo mirar y aplaudir a un equipo que les superó en todo.