El #Real Madrid disputó ayer la quinta jornada de Champions League desplazandose hasta Suiza para enfrentarse al Basilea. El partido era casi un mero trámite, ya que los blancos ya se encuentran clasificados como primeros de grupo, por lo que además de contar con alguna sorpresa en el once inicial -como la titularidad de Keylor Navas bajo palos, sentando en el banquillo a Iker Casillas-, también disputaron el encuentro desde el comienzo Coentrão y Arbeloa. Pese a los cambios en el once, el equipo blanco se presentaba muy superior en cuanto a la calidad de la plantilla.

Aun así, el partido se presentaba reñido para los visitantes, ya que los suizos se encontraban en el mejor estado de forma de toda la temporada. Tanto que, en Champions, no habían perdido ni un solo punto su estadio, el St. Jakob Park. 


Con todo esto y con la posibilidad de conseguir colarse en octavos de final, el equipo de casa salio decidido a ganar al actual campeón de Europa. Así se vio durante la primera parte en la que el Real Madrid no pudo imponer el juego que viene practicando está temporada en la que cuenta las jornadas por goleadas. En la primera media hora apenas hubo dos remates, uno de cabeza de Gareth Bale y un potente remate de Cristiano Ronaldo que el portero suizo Vaclik, detuvo en dos tiempos. 
Pero cuando hay mucha pólvora en ataque no hace falta mucha chispa para marcar, y eso fue lo que pasó en el minuto 36 cuando, tras una buena jugada de Benzema, que conduce la pelota hasta el fondo de la banda izquierda para pasarla atrás a Cristiano Ronaldo, que hizo el primer y único gol de la noche. 


Tras el gol, los suizos se mostraron más agresivos en ataque y podrían haber empatado antes de llegar al descanso, pero la falta de acierto y una buena actuación del portero visitante lo impidieron. En la segunda parte, la tónica del partido no cambiaría y Keylor tuvo que emplearse a fondo para impedir el empate. Con el Basilea volcado en ataque y dejando espacios atrás, el Real Madrid dispuso de ocasiones claras a la contra, como un balón al larguero que estrelló Bale tras un fuerte chut desde dentro del área con su pierna izquierda y, casi al final, Ronaldo dentro del área no logró ver puerta por poco, tras rematar con su pierna derecha un centro del extremo galés. 


Consiguió el Real Madrid sumar los tres puntos de forma discreta, aunque eso sí, esta victoria es la que hace 15 de forma consecutiva, por lo que el Real Madrid de Carlo Ancelotti iguala el mejor registro histórico del club, que hasta entonces estaba en manos de Miguel Muñoz en la temporada 1960/61 y José Mourinho en la temporada 2011/12.