Hoy sábado a las 20:00 dio comienzo la décimo segunda jornada de liga para el F.C Barcelona, que volvía con dudas tras el parón por las selecciones nacionales. Recibía en casa, a un Sevilla con intenciones de ganar al conjunto blaugrana que, además de estar pasando por una mala racha de juego y victorias, se le sumaban los rumores suscitados por las últimas declaraciones de Messi, en las que se podía entender que, su amor eterno por el club catalán, se estaba marchitando, con una posible marcha del club.


Con esta premisa el partido prometía espectáculo y morbo. El encuentro empezó con la posesión del equipo catalán y con algunas incursiones tímidas por la banda izquierda, con combinaciones verticales entre Alba, Neymar y un muy activo Luis Suárez. Con la combinación de los tres llegó el primer tiro a puerta de los culés. El disparo de Neymar gracias a una dejada de Suárez aterrizó en el borde del área.


Se fue animando el equipo culé, que reclamó un posible penalti sobre Messi, antes de llegar la falta que, supondría el primer gol para el equipo local. La falta directa ejecutada a la perfección por el astro argentino, adelantó el partido e igualó el récord de máximo goleador de la historia de la liga, ostentado desde ese momento por Telmo Zarra y Leonel Messi.


Tras el gol, el Sevilla adelantó lineas y aumentó la presión. No le dio muchos resultados, ya que los azulgrana no bajaron el ritmo y siguieron con la posesión del balón y creando tímidas ocasiones hasta llegar al descanso. Comenzó la segunda parte con un Sevilla agresivo que en la primera jugada consiguió empatar el partido. No sin algo de fortuna, ya que fue gol en propia puerta de Jordi Alba, tras una buena jugada y centro de Vitolo. Poco duraría la alegría en la afición sevillista, pues el empate se rompería en la siguiente jugada. Esta vez, mediante un cabezazo de Neymar con un centro de Xavi, tras sacar una falta en la mitad del campo del Sevilla.


Las cosas se estaban calmando, pero el Barça seguía a lo suyo, aunque con algo más de acierto. Y fue en el minuto 65 cuando llegó el 3-1, gol de Rakitic, quien con un cabezazo a placer, tras el centro de Suárez hizo el gol de la tranquilidad. Ahora, sólo faltaba que Messi batiera el récord que se le venia atascando las últimas semanas. Y entre el buen juego y los festejos de la grada, llegó el 4-1, en el minuto 71, en el cual el récord de máximo goleador de la historia de la liga era de Messi y de nadie más. 


Todo ya era jubilo en el Camp Nou, el público coreaba el nombre del argentino y su equipo parecía volver a coger la confianza que había perdido en las últimas semanas. El Barcelona estaba jugando bien y Messi ya consiguió el récord que venía persiguiendo. La afición volvía a estar entregada al astro, de nuevo en el minuto 78. Él lo volvió ha hacer, hizo el quinto y definitivo para el Barça y el tercero en su cuenta personal de la noche.¡hattrick de Messi! El número 20 en su carrera. Para el recuerdo quedará como el día en el que se batió un récord, porque la marca del mismo, todavía no se ha fijado. El Sevilla se rindió y el Barça bajó un poco el acelerador, terminó el partido, hattrick de Messi y 5-1 a favor, un resultado y que da la confianza perdida de las últimas jornadas, y la esperanza de recuperar al mejor Messi.  #Futbol