La historia de la Águilas del América señalará a Ricardo Peláez y José Romano como los directivos americanistas que le negaron la posibilidad de seguir en su cargo al director técnico que los hizo campeones. A veintinueve años de distancia, la afición todavía no logra digerir los motivos que tuvo Emilio Diez Barroso, para cesar al timonel holandés Leo Beenhakker, quien después de dirigir 31 partidos y tener en primer lugar general al América en la temporada 94-95, fue repentinamente separado de su cargo el 6 de abril de 1995 por alinear a Joaquín del Olmo, quien se dice, tenía problemas con el entonces presidente del club.

La historia se repite en el 2014 y ahora es el argentino Antonio Mohamed, el que deja de ser el técnico de los emplumados, después de haber hecho campeón al América. Las diferencias con los directivos Ricardo Peláez y José Romano fueron irreconciliables y los verdaderos motivos no han sido revelados todavía. Seguramente, un tema diferente se hubiera dado si los azulcremas no ganan el título, la razón en ese caso estaría del lado de los hombres de cuello blanco, pues de cierta forma la afición podría haber entendido y hasta justificado la salida de Mohamed.

Sin embargo, el doceavo título ganado este domingo por las Águilas del América, le permitió a Antonio Mohamed, irse con el calificativo de mártir y dejó a los directivos como auténticos inquisidores. El "Turco" se despidió dando una cachetada con guante blanco a los dirigentes, y de paso siendo el bien amado de la afición azulcrema que por largos minutos vitoreo su nombre al término de la gran final.

Los reflectores ahora apuntarán a la llegada de Gustavo Matosas, quien desde este momento recibe toda la presión que soportó el "Turco", si triunfa con las Águilas, los aficionados y la prensa olvidaremos lo sucedido con Mohamed, pero si fracasa, el fantasma de Tony perseguirá por los siglos de los siglos a los directivos que cometieron este acto de injusticia con el "Turco".

Los seguidores del América están tocando las nubes con las manos y disfrutan inmensamente el restregarle a los antiamericanistas que su equipo es el más ganador en toda la historia del fútbol mexicano. Y no olvidarán que Antonio Mohamed es el gran responsable de sus alegrías. #Futbol