El Real Madrid ganó ayer por goleada, algo que ya viene siendo costumbre. Y es que este año el equipo de Ancelotti cuenta sus partidos por goleadas, llegando a tener una media goleadora de 3,75 goles por partido, con un total de 75 tantos en 20 encuentros. De seguir así el equipo del técnico italiano batirá el récord de equipo más goleador en una liga. Pero lo cierto es que, aunque el partido terminó en goleada, fue un triunfo muy sufrido para el conjunto madridista


Y es que el Almería estrenaba entrenador con un Juan Ignacio Martínez que vio el partido desde la grada porque todavía no ha dirigido a sus jugadores, por lo que el honor de dirigir a los jugadores contra el Real Madrid lo tuvo Miguel Rivera, técnico del filial almeriense, que supo como plantar a sus jugadores para jugar contra el líder, pues este no pudo encontrar su juego en toda la noche. 


Aunque pronto se adelantaría el Madrid por medio de una genialidad del centrocampista andaluz Isco, que recibía dentro del área un balón de Benzema con el que conseguiría crearse un hueco por donde colocaría el balón. 0-1 se adelantaban los madridistas. Poco le duraría la alegría al equipo blanco, pues cinco minutos después, en el 38, empataría el Almería por medio de Verza, que con un fuerte chut desde fuera del área hacía inútil la estirada de Casillas. 1-1 y empate de nuevo.

Aunque el conjunto madridista no conseguía desarrollar su juego habitual, si conseguiría hacer otro gol, esta vez por medio del Gareth Bale en el minuto 41, de cabeza a centro del alemán Kroos. Poco después Cristiano protagonizaría un piscinazo similar al de la semana pasada, aunque esta vez el árbitro no picó el anzuelo, aunque si es cierto que debería haberle amonestado por intentar engañarlo. Pero donde si pitó penalti fue casi en la jugada siguiente y en el área del Real Madrid. Penalti que hizo Marcelo a Edgar, por el cual los jugadores almerienses reclamaron la segunda tarjeta amarilla que hubiera supuesto la expulsión del lateral brasileño, tarjeta que el árbitro no mostró aunque posiblemente si la merecía.

El penalti lo lanzó Verza y lo paró Casillas, algo de lo que el conjunto andaluz no pudo sobreponerse, pues tras está jugada pareció que bajaron los brazos y dejaron de luchar. Y ya con el equipo local venido a menos, Cristiano logró hacer el 1-3 en el minuto 80 a pase de Benzema. Y dos minutos antes de llegar al final, volvió a marcar el portugués, esta vez a pase de Carvajal y dejando el marcado en el definitivo 1-4, con el que el Real Madrid consigue mantener el liderato antes de irse a disputar el Mundialito de Clubs. Por su parte el Almería, que hizo un buen partido, se queda en puestos de descenso con 10 puntos. #Futbol