Los Toronto Raptors son el mejor equipo de la Conferencia Este. No tienen entre sus filas a muchos jugadores de importancia pero lo suplen con grandes dosis de trabajo en equipo y una enorme determinación, lo que les lleva a tener el mejor balance de victorias de toda la Conferencia Este y uno de los mejores de toda la liga. Por el contrario, Los Ángeles Lakers son el peor equipo de la Conferencia Oeste, tienen un balance de victorias y derrotas que está entre los peores de todo el campeonato y sus jugadores no acaban de llegar a compenetrarse de la manera adecuada. Con estos datos lo más fácil hubiera sido suponer que Los Ángeles Lakers tendrían una nueva derrota al acabar el partido contra los Toronto Raptors, sin embargo en el Staples Center vimos un partido muy distinto.

Anuncios
Anuncios

Los dos primeros cuartos fueron de un enorme control para Los Ángeles Lakers. Salieron mucho más inspirados que en otras ocasiones y lograron entre ambos cuartos marcarse un gran parcial de 58 a 49, apoyados de manera clara en el juego de su gran estrella local, Kobe Bryant. Esos 9 puntos de ventaja no eran algo raro en un partido jugado contra los Toronto Raptors; el equipo canadiense tiende a tener peores resultados en la primera mitad que en la segunda, cuando hace mucho daño frente a unos equipos que están mucho más cargados de faltas y que, por tanto, tienen mayores dificultades para defenderles en el arreón final. El mayor problema provino del hecho de que no era de esperar que esas diferencias las obtuviera un equipo como Los Ángeles Lakers, pues los californianos no están dando, en general, el nivel de competitividad necesario para este tipo de ventajas sobre los canadienses.

Anuncios

En el segundo tiempo el resultado parecía, tras un tercer cuarto en el que el 31 a 23 a favor de los canadienses dejaba al equipo local solo un punto por encima, pronosticar una victoria de los visitantes, que suelen tener una actuación en el último cuarto muy fructífera en lo que a diferencias se trata. Sin embargo, no solo no sacaron más que un punto en el último cuarto sino que además Kobe Bryant falló un tiro libre a falta de 34.9 segundos que les habría dado la victoria a Los Ángeles Lakers. Nadie más marcó y se llegó al final con empate a 109.

En el primer periodo de tiempo añadido los angelinos salieron más frescos que unos Toronto Raptors que lo habían soltado todo en el último cuarto. Al final 129 a 122 y sorpresa el Staples Center.