Los Atlanta Hawks son uno de los mejores equipos de la Conferencia Este. Llevan 15 victorias y solo 6 derrotas, lo que les coloca segundos solo por detrás de los Toronto Raptors. Juegan un juego sencillo, sin grandes aspavientos, pero enormemente efectivo y que les ha traído una enorme cantidad de victorias incluso contra equipos con mayor cantidad de estrellas. Por el contrario, los Philadelphia Seventy Sixers son un equipo de futuro sin ningún tipo de presente. Llevan 19 derrotas por solo 2 victorias y con este tipo de balance lo mejor a lo que se puede aspirar es a no ser el peor equipo de la historia de la liga de baloncesto profesional de Estados Unidos. El partido no estaba perdido de antemano pero poco le faltaba.

Los Atlanta Hawks salieron ya desde el primer cuarto a ganar el partido y ya desde el principio establecieron un dominio sobre la cancha que no dejó mucho espacio para maniobrar a sus rivales. Los Philadelphia Seventy Sixers trataron de encontrar el modo de jugar con mayor comodidad y llegar en algún momento a obtener algún rédito de su juego pero solo pudieron reducir distancias y tratar de esperar a momentos mejores para la victoria. Un marcador de 25 a 21 y los primeros 4 puntos de ventaja del partido.

En el segundo cuarto el planteamiento fue el mismo por parte de los Atlanta Hawks y de nuevo sus rivales no supieron encontrar un modo de responder al juego de sus rivales. Los Philadelphia Seventy Sixers se limitaron a tratar de anotar lo máximo posible a la espera de que una mala racha en la anotación de sus rivales les pudiera dar algún tipo de esperanza. Sin embargo, los del estado de Georgia obtuvieron un nuevo marcador favorable, en este caso de 22 a 17 que les daba otros 5 puntos de ventaja.

En la segunda mitad siguieron jugando a lo mismo y de nuevo el resultado que obtuvieron fue el mismo en ambos equipos. Los Atlanta Hawks lograron sacar 48 puntos entre ambos cuartos por solo 41 de los Philadelphia Seventy Sixers. Los de Georgia sencillamente eliminaron a sus rivales de la cancha y fueron sacando réditos suficientes como para que el partido acabara en la victoria que al final del partido tuvo lugar. Al final 95 a 79 y un cierre de partido tal y como se esperaba.