Los Atlanta Hawks son ahora mismo el tercer equipo de la Conferencia Este, solo por detrás de los Toronto Raptors y los Washington Wizards, a los que además igualan en triunfos. Y eso lo han logrado a pesar de no contar con grandes jugadores en su equipo y tener que recurrir a un juego mucho más basado en el conjunto que en una estrella en particular que lleve el peso del partido. Esto les ha llevado a tener un fondo de armario de jugadores listos para cualquier partido, muy superior al de muchos otros conjuntos, en los que los suplentes ven muy poca acción real y suelen ser en muchos casos, espectadores de primera fila en la mayoría de los partidos.

Anuncios
Anuncios

Este es el caso por ejemplo de muchos de los integrantes de los Cleveland Cavaliers, equipo en el que LeBron James tiene un peso específico muy alto y está muy secundado por Kevin Love, Kyrie Irving y en menor medida, Anderson Varejao. Esto ha llevado al equipo de Ohio a un juego muy individualista, que en muchos partidos les pasa factura.

En el primer cuarto, los Atlanta Hawks salieron a contemporizar y dejar que los minutos pasasen, mientras exprimían a los jugadores titulares del equipo rival por medio de defensas muy intensas, que obligaban a que las jugadas fueran aún menos elaboradas que de costumbre, lo que poco a poco fue minando al equipo. Los Cleveland Cavaliers supieron sacar ventaja de este tipo de juego, al menos en el corto plazo, y disfrutaron de una anotación alta que se disparó hasta los 34 puntos frente a los 26 que lograron los Hawks.

Anuncios

El partido empezaba así con los locales 8 puntos por encima en el marcador, en el Quicken Loans Arena de Cleveland.

A partir del segundo cuarto, los del estado de Georgia comenzaron a ejercer una presión continua sobre los jugadores locales, que en muchos casos se veían forzados a lanzamientos excesivamente arriesgados o a pérdidas de balón obligadas por el estilo de defensa de sus rivales, que además tenían vía libre para contragolpes en los que siempre llegaban a la canasta rival con ventaja sobre los jugadores de Cleveland Cavaliers. Al final del cuarto, la ventaja había pasado a ser de los Atlanta Hawks en un 39 a 26 que les colocaba 5 arriba en el marcador.

Tras el descanso el partido continuó por los mismo derroteros y el marcador se fue distanciando cada vez más de los Cleveland Cavaliers, que acabaron entregando el choque con un 127 a 98 final en el luminoso. #Baloncesto