Este era un partido entre dos equipos muy necesitados de victorias. Uno de ellos porque no podían permitirse el lujo de seguir perdiendo con LeBron James entre sus filas y el otro porque con cada derrota se aleja un poco más la posibilidad de llegar a estar entre los ocho equipos elegidos para representar a la Conferencia Este en la eliminatoria por el anillo.

Al principio del partido los Orlando Magic trataron por todos los medios de aislar a LeBron James del resto de sus compañeros para tratar de que no le llegasen balones de calidad y evitar, dentro de lo que fuera posible, que la enorme superioridad como jugador del por muchos llamado sucesor de Michael Jordan pudiera estropearles un partido que ellos esperaban ganar o al menos pelear lo suficiente como para que cuando llegase la hora de la verdad los Cleveland Cavaliers no lo tuvieran tan fácil y pudiera llegar a existir una pelea en los momentos finales del partido de la que pudieran sacar algún posible rédito.

Anuncios
Anuncios

De hecho en el primer cuarto los Orlando Magic ganaron el cuarto por un tanteo de 32 a 27 que ya les colocaba en mejor posición de la que muchos esperaban que tuvieran en ese punto del encuentro.

En el segundo cuarto siguieron con esa estrategia y de nuevo sacaron algunas cosas en claro. No lograron ganar el cuarto, pero lo perdieron por un ajustado 21 a 22 que les dejaba de camino a los vestuarios con un 53 a 49 que al menos podía llegar a servirles de algo mientras esperaban en la segunda mitad aguantar el resultado.

Sin embargo, la segunda mitad fue un claro cambio de tercio. LeBron James empezó a recibir los balones en mucha mejor posición y empezó a percutir con mucha más facilidad sobre la canasta rival, lo que poco a poco fue minando la situación de los Orlando Magic hasta llegar en el último cuarto a un 14 a 27 que muestra la situación del equipo del estado soleado cuando acabó el partido y llegó el momento de hacer cuentas sobre el desempeño de ambos conjuntos sobre la cancha.

Anuncios

Al final el luminoso reflejaba un 89 a 98 que les daba la victoria a los de Ohio.