Los New Orleans Pelicans son ahora mismo un equipo que lo tiene todo para llegar a estar entre los que lleguen en su momento a entrar en los playoffs de la Conferencia Oeste. Están en la posición número 11 de la conferencia, pero los octavos tienen exactamente el mismo número de derrotas que ellos, con lo que de ganar todos sus partidos estarían en posición de quedarse ese ansiado octavo puesto. Por el contrario los Oklahoma City Thunder están un puesto por debajo, pero a un abismo de distancia. Tienen 5 victorias por 13 derrotas y no parece que el siguiente partido vaya a ser mejor que el último. La mayor parte de sus jugadores importantes, especialmente Kevin Durant y Russel Westbrook, están saliendo ahora de sus lesiones y, aunque empiezan a dar la talla, aún no son los grandes jugadores que hace no mucho luchaban por el anillo.

El primer cuarto empezó con los Oklahoma City Thunder poniéndose por delante en el marcador, situación que lograron mantener durante una parte importante del cuarto. Sin embargo al final las carencias de sus jugadores estrella acabaron por llevarles a un mal momento y este fue aprovechado por los New Orleans Pelicans para adelantarse en el marcador hasta el 29 a 26 final.

En el segundo cuarto pareció que el camino sería similar, con ambos equipos muy juntos en el marcador e intercambios de canastas que dejaban poco margen a que uno de los dos equipos se distanciase enormemente en el marcador. Sin embargo a falta de 2 minutos los Oklahoma City Thunder dejaron de anotar en una crisis tremenda y sus rivales aprovecharon la coyuntura para marcar un parcial de 12 a 0 que acabó con el partido. Al final del cuarto el marcador señalaba un 69 a 52 que no dejaba mucho margen a los Oklahoma City Thunder.

En la segunda mitad los New Orleans Pelicans se limitaron a mantener las distancias y en hacer un juego pausado que evitase grandes rachas de sus rivales, que sencillamente no fueron capaces de acortar significativamente la ventaja. Al final 112 a 104 y una victoria sencilla para unos New Orleans Pelicans que no sufrieron.