En el Time Warner Cable Arena de Charlotte se dio un partido entre dos de los equipos que más dependen ahora mismo de la capacidad que tiene de aprovechar sus bajos recursos individuales para tratar de generar sinergias con las que poder sobrellevar partidos en los que se ven superados en el uno contra uno de cada una de las posiciones. Aún con las similitudes entre ambos está claro que los Orlando Magic es un equipo mucho más formado y que, por tanto, los Charlotte Hornets es normal que paguen su juventud e inexperiencia con derrotas.

Desde el inicio del encuentro los Orlando Magic centraron su atención de manera clara y directa en evitar que los Charlotte Hornets hicieran combinaciones de pases con fluidez y comodidad, sacrificando incluso una defensa mucho más cerrada y centrada en algunos de los mejores jugadores del equipo de Carolina del Norte, que están en la pintura, para acosar el aspecto más colectivo de sus rivales.

Anuncios
Anuncios

Esto ya desde el primer minuto les fue rentando, pues se notaba que los jugadores locales no estaban jugando de la manera en que les gustaría, sino que iban haciendo pases cada vez menos arriesgados para evitar los robos de balón, pero al mismo tiempo también eran los pases menos incisivos y que, por tanto, menos molestias estaban generando a la defensa rival.

Antes de acabar la primera mitad los Charlotte Hornets ya estaban empezando a realizar demasiados pases hacia los jugadores altos, que los recibían con comodidad pero siempre tenían a su defensor y a otro haciendo las ayudas, pues su juego se había vuelto tan previsible que a los defensores no les estaba costando demasiado adelantarse a las jugadas y llevar siempre ventaja.

En el tercer cuarto empezaron a solucionar el problema sacando a jugadores mucho más capaces de realizar jugadas de peligro en el uno contra uno, lo que forzaba las ayudas lo que al mismo tiempo llevaba a que algunos compañeros estuvieran más libres de marca y poco a poco iban desarmando la defensa rival al castigar los espacios que dejaban a sus espaldas las defensas adelantadas.

Anuncios

En la segunda mitad lograron llevarse el tanteo a su favor, pero en la primera habían cedido demasiado terreno y la renta que los Orlando Magic se habían llevado al vestuario era demasiado grande como para que una mejora tan pequeña fuera suficiente para ganar el partido. Al final 102 a 94.