Los sacramento Kings están ahora mismo en una posición muy mala en la Conferencia Oeste. No tienen en su equipo grandes jugadores y tampoco un profundo trabajo de juego en equipo que puedan justificar una serie de victorias lo suficientemente continuada como para poder aspirar al algo serio en la Conferencia Oeste. Es por ello que no han sido capaces de enfrentarse a equipos como los Memphis Grizzlies, los Portland Trail Blazers o los Golden State Warriors, que sencillamente se han colocado en otro nivel muy superior y que prácticamente han sacado a los Sacramento Kings o a su oponente de este partido, Los Ángeles Lakers, de la liga de baloncesto profesional de Estados.

Y precisamente los jugadores de la ciudad del cine se encuentran en este momento en uno de sus peores estados desde hace muchos años. Han perdido a su base titular y la mayor parte del equipo no ha sido capaz de sobreponerse a ello y ahora mismo no tienen ninguna esperanza de llegar a disputar los playoffs o la mayor parte de los partidos del año. Casi todos esperaban que el marcador favoreciera a los de Sacramento al acabar el encuentro.

Los locales salieron a la cancha a ahogar con su juego a Los Ángeles Lakers y desde el momento inicial lo lograron gracias a que ahora mismo el juego de conjunto de los angelinos es aún peor que el de los Sacramento Kings, lo que ya es mucho decir. Con una defensa muy agresiva fueron capaces de forzar a los de la capital del cine a llevar su juego directamente a las manos de Kobe Bryant, que es un jugador muy capaz pero no puede hacerlo todo. Minuto a minuto los de Sacramento lograron llevarse a su terreno a sus rivales y solo el propio Bryant y Nick Young fueron capaces de anotar de manera sostenida y sostenible a lo largo de todo el partido.

Esto lo acabaron pagando los visitantes con una absoluta falta de anotación en la que solo se evitó la paliza por la mala suerte en el tiro de los Sacramento Kings en un segundo cuarto que los angelinos ganaron por 37 a 26. Al final del cuarto un 101 a 108 que les daba la victoria a los locales en el Sleep Train Arena.