Los Washington Wizards son actualmente uno de los mejores equipos de la Conferencia Este. Controlan con solvencia gran parte de los aspectos del juego y, aunque no tienen grandes estrellas, han sabido plantear los partidos de modo que solo han perdido 6 partidos y han logrado ganar 16 en lo que llevamos de temporada. Son actualmente uno de los equipos candidatos a estar entre los elegidos para defender a la Conferencia Este en los playoffs y muchos empiezan a pensar si no acabarán también siendo los ganadores del anillo. El caso de Los Ángeles Clippers no es muy distinto. Llevan las mismas victorias y derrotas y solo están por debajo en la clasificación de su conferencia por ser la Conferencia Oeste mucho más competitiva y con equipos, en general, más potentes en esta primera parte del campeonato.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, su juego está mucho más basado en la calidad individual de sus jugadores y eso se nota en el planteamiento sobre la cancha, que gira mucho más alrededor de jugadores como Blake Griffin.

Ya desde el primer cuarto los Washington Wizards establecieron en el campo una defensa centrada en incomodar a sus rivales y evitar la circulación de balón hacia los jugadores estrellas que atesoran en Los Ángeles Clippers, lo que bajó mucho la anotación a la que están acostumbrados los californianos y llevó a que el marcador final en este cuarto fuera de 21 a 30 a favor de los Washington Wizards, que ya en el primer cuarto desactivaron las altas anotaciones de Blake Griffin.

En el segundo cuarto el asalto de los jugadores de la capital del país al juego centrado en los jugadores de calidad de Los Ángeles Clippers siguió funcionando y mantuvo atadas en corto a algunas de las grandes estrellas del equipo.

Anuncios

Se notaba que los angelinos no estaban jugando nada cómodos y empezaron a hacer jugadas de mayor riesgo y a descargar en demasía de balones a sus jugadores de empaque. Volvieron a pagarlo con un 21 a 27 que dejaba muy mal las cosas para los californianos.

En la segunda mitad Los Ángeles Clippers trataron de cambiar de táctica y jugaron más a combinar y a tratar de liberar de presión a las estrellas pero los Washington Wizards se limitaron a contener y a esperar a que pasara el tiempo y sonara la bocina. Al final 96 a 104 y victoria fácil para los de la capital.