El caso del equipo Astana y el futuro deportivo del campeón del Tour 2014, Vicenzo Nibali “El Tiburón”, sigue sin aclararse. Si la semana pasada el influyente periódico deportivo italiano La Gazzetta dello Sport daba por hecho la suspensión de la licencia World Tour para el equipo kazajo, las cosas no parecen estar tan claras y la propia UCI salió al paso de la noticia asegurando que el caso aún estaba bajo revisión y que aún no había ninguna decisión tomada.

Hay que recordar que en las últimas semanas hasta cinco corredores del primer equipo y del equipo filial del Astana han sido suspendidos por casos de dopaje. Sin embargo, desde la dirección del equipo se reconocen únicamente los que afectan a la escuadra que participa en las carreras World Tour y se lavan las manos con respecto al filial que, en cualquier caso, ha sido suspendido al completo.

Nibali, de cuyo futuro deportivo dependen también los contratos de, al menos, seis o siete personas más en el Astana aseguró que, sucediese lo que sucediese, no abandonaría a la formación que le llevó a conquistar al fin el Tour de Francia.

Anuncios
Anuncios

Nibali, además de la fidelidad a las personas que le siguen, siente una deuda con el Astana y está dispuesto a quedarse, incluso si se le suspende. Aunque manifestó que le parecería absurdo que paguen los corredores sin culpa por otros que la tuvieron.

Del mismo modo que el jefe de filas del equipo se manifestó el español Mikel Landa, una de las jóvenes figuras del ciclismo emergente. Landa, que no correrá el Tour y que aspira a hacer un buen papel en el Giro, también aseguró que se quedaría en el equipo con todas las consecuencias, incluso aunque se les suspenda para competir.

Difícil saber si los ciclistas llevarían su reto hasta el final y pasarían una temporada en blanco o solo están lanzando un órdago a la UCI para que no tome una decisión tan tajante. Sin embargo, las nuevas revelaciones de la Fiscalía de Padua entre las relaciones del Astana con el blanqueo de capitales y el médico del dopaje, Michele Ferrari, no parece que lleguen en el momento más oportuno.