Los Oklahoma City Thunder son ahora mismo uno de los equipos que no están entre los situados en la zona de playoffs de la Conferencia Oeste. Están con un balance de 11 victorias y 13 derrotas y en el puesto número 10 de la clasificación. Sin embargo, muchos son los que hablan de que esta fue una posición falseada por las lesiones que han sufrido algunas de sus estrellas, especialmente Russell Westbroock y Kevin Durant. Durante el tiempo en el que estuvieron en el dique seco los resultados de Oklahoma City Thunder no fueron especialmente buenos y llegaron a estar en el peor lugar de la tabla de clasificación de la conferencia. Sin embargo, desde que han vuelto los tiempos han cambiado y empiezan a encadenar victoria tras victoria y a parecerse mucho más al equipo que tantos problemas dio a los San Antonio Spurs de Tony Parker, Tim Duncan y Manu Ginobili.

Anuncios
Anuncios

Los Phoenix Suns, por su parte, están en el puesto octavo de la misma conferencia, lo que en principio debería indicar que sería probable su victoria, pero no fue así.

En los primeros dos cuartos del partido los Oklahoma City Thunder pararon por encima de sus rivales con un juego rápido y muy ofensivo que desbordó completamente a los Phoenix Suns, que solo pudieron mirar como el marcador de sus rivales subía y subía mientras ellos eran incapaces de seguirles el ritmo o evitar que siguieran anotando con tanta facilidad. Al final del primer cuarto el parcial había sido de 41 a 29, 12 puntos en un solo cuarto. En el segundo la ventaja fue algo menor, únicamente de 29 a 19. Entre ambos cuartos los Phoenix Suns habían sufrido un parcial de 70 a 48, lo que ya sería más que suficiente para que el partido acabase ahí, pero además estaban siendo claramente dominados, con lo que tampoco podían esperar que las cosas cambiaran en la segunda mitad.

Anuncios

Tras la salida de los vestuarios, ambos equipos se tranquilizaron y el marcador fue mucho más igualado. Ninguno de los dos equipos, pero especialmente los Oklahoma City Thunder tenían intención de forzar a sus estrellas para evitar sustos sin sentido. Al final 112 a 88 y victoria de los locales en el Chesapeake Energy Arena.