Uno de los países que nacieron del conflicto acaecido en los 90 en los Balcanes fue Kosovo, no lo ha tenido nada fácil ni en lo político, ni en lo social, ni en lo económico. En el ámbito deportivo también ha tenido que convivir con las complicaciones de ser un país que ha sido reconocido por 108 países del mundo.

La votación en la Comisión ejecutiva ha sido a mano alzada y fue aceptada su inclusión en el Comité Olímpico Internacional (COI) por unanimidad. El director para relaciones con comités nacionales es curiosamente un español (país que no reconoce como nación a Kosovo) y ha declarado que el país es una nación completamente deportiva, que cuenta en su haber con una dilatada tradición deportiva con mil 200 clubes profesionales en las más variadas disciplinas, tanto olímpicas como no olímpicas.

Anuncios
Anuncios

Kosovo cuenta con 34 federaciones nacionales, de ellas 8 están reconocidas por las internacionales y otras 5 lo son de manera provisional. Otras federaciones esperan su momento para dar el paso, ha declarado el COI.

Cabe recordar que la región de Kosovo declaró su independencia de Serbia en el año 2008, pero no fue aceptado en ningún momento por el estado Serbio toda vez que se considera que el origen de Serbia está en territorio de lo que hoy es Kosovo. La población de origen Albano Kosovar sería la culpable de la separación de lo territorios, aunque la realidad es que la población de origen Serbio en el país era una minoría en el momento de la petición de independencia por parte de este país.

Tanto las asociaciones como los comités olímpicos internacionales han dado el visto bueno a esta decisión, y es el deporte el terreno más complicado, pues estriba en el reconocimiento de toda la comunidad internacional de una nación que afectaría a otros reconocimientos unilaterales de independencia si llegaran a producirse.

Anuncios

Este es el caso de Rusia o España, que se niegan a reconocer a un país que les traería probablemente algunos problemas en sus respectivos países, pues esto sería como decir sí al derecho a decidir de regiones como País Vasco o Cataluña en el caso hispano.