Un nuevo libro ha publicado cómo fueron los días del ídolo del ciclismo italiano, un Marco Pantani que tocó la gloria en el mundo del ciclismo y que luego cayó en una profunda depresión de la que no logró salir.

Marco, días antes de morir decidió emprender un viaje a la soledad absoluta, rompiendo con toda su familia y las personas que le querían, el motivo que le hizo tener ese comportamiento nació de su negativa a ir a un centro de desintoxicación para tratar su dependencia de las drogas.

Rompió con sus padres, con su agente y una de las últimas llamadas que realizó fue a su antigua novia, Danesa, quien le había dejado un tiempo atrás debido a sus adicciones.

Anuncios
Anuncios

 El ex ciclista dijo que no quería acabar como el español Chava Jiménez, que la gente que iba a esos centros acababa mal y que quería vivir a su manera.

Estuvo en un hotel en Milán durante unos días soportando estoicamente el "mono" que le producía no tener droga para consumir, hasta que decidió tomar un taxi e ir hasta Rimini donde tenía cita con un Camello. Con 10.000 euros en lo bolsillos compró 100 gramos de cocaína, 5 escasos días antes de su muerte.

El libro que ha causado una gran expectación quiere despejar la idea de un asesinato de Marco, una posición que defendía la madre y la familia de Pantani que pensaban que había sido asesinado y obligado a tomar la droga, pero la fiscalía contó con pruebas concluyentes que desmontan la idea de que alguien fuera la hotel y asesinara al deportista.

Anuncios

La muerte, según la autopsia, aclara que Marco Pantani murió a causa de una intoxicación aguda de cocaína, resultando de ello un edema pulmonar y cerebral que se completó con un miocardio que no pudo aguantar el consumo continuado de la sustancia.

El escritor del libro, el periodista Andrea Rossini piensa que los datos de la investigación, junto con los que se citan en el libro son suficiente prueba de que el "elefantino" murió por su dependencia al estupefaciente, ya que estaba inmerso en una fuerte depresión desde su dopping y que la teoría del asesinato no se corresponde con la realidad.