Las cosas no empezaron bien para los azulgranas, que salieron prácticamente con un gol de vestuario, pues Jordi Alba cometió autogol cuando se jugaba el primer minuto en una jugada prefabricada; fue un tiro de esquina cuyo centro de Canales al área rival encontró la cabeza de Alba, que al intentar rechazar cometió el pecado de anidar la pelota en su propio marco.

El Barcelona inicio sin sus dos figuras en la cancha; Messi y Neymar, fueron a la banca debido a que no trabajaron a lo largo de la semana con el resto del equipo blaugrana, pues tenían permiso del técnico Luis Enrique para pasar el fin de año en sus respectivos países y reportarse hasta el pasado viernes 2 de enero.

Así, el Barcelona alineó con Bravo, Montoya, Sergio, Xavi, Pedro, Iniesta, Mascherano, Alba, Suárez, Munir y Mathieu.

Los visitantes se lanzaron al frente buscando el empate, logrando meter en su propio mediocampo al equipo donostiarra y circulando la pelota de un lado a otro del terreno de juego; comenzaron a tener el mando en las acciones, pero sin encontrar definir en el último toque.

La Real Sociedad logró quitarse la intensa presión del Barcelona hasta después del minuto 30, cuando la dupla de Vela y De la Bella volvieron a tejer jugadas de peligro que por momentos llegaron a preocupar la meta de Bravo.

Luis Enrique movió sus piezas e hizo entrar a Lionnel Messi para iniciar la segunda parte; el ariete argentino entró por Munir a la cancha. El sudamericano comenzó a tomar la pelota para tratar de fabricar mayores oportunidades de gol, pero no era sencilla su labor ante un muy cerrado equipo de casa. Al 56' se dio el segundo cambio en el once de Luis Enrique, con la entrada de Neymar por Pedro. La posesión del balón desde ese momento fue para los visitantes, mientras que los locales esperaban armar un contragolpe letal.

Al 69' Mathieu dejó su lugar a Dany Alves, quien entró a la cancha para acabar de profundizar el ataque por las bandas. La Real Sociedad se paraba atrás con dos líneas de 4 jugadores y dejaba sólo a Vela y De la Bella en punta. Por más que lo intentaron fueron incapaces de abrir el fuerte cerrojo defensivo del equipo dirigido por Jagoba Arrasate.

Barcelona no pudo aprovechar su gran oportunidad de alcanzar la punta y lo que hubiera sido rebasar momentáneamente al Real Madrid que tiene un juego pendiente. Los blaugranas terminaron cayendo 1-0 ante la Real Sociedad en su visita a Anoeta. #Futbol