Después de la Tormenta viene la calma y el Barcelona logró que el arcoiris saliera en el Camp Nou al golear 5-0 al Elche en el juego de ida de los octavos de final de la Copa del Rey. El resultado le vino bien a todo el barcelonismo que por un momento pudo olvidar la difícil situación que se vive al interior de la institución.

A la derrota ante la Real Sociedad en la Liga, le siguió la lucha de poder entre Luis Enrique y Messi y la destitución del Director Deportivo Andoni Zubizarreta, para finalizar con la noticia del Presidente del equipo Josep Maria Bartomeu de adelantar las próximas elecciones.

Si bien, los azulgranas dominaron de punta a punta el encuentro, el inicio fue confuso, sin mucha claridad en sus ataques, de hecho tardaron 34 minutos en abrir a sus rivales, aunque después les bastaron 10 minutos para escribir la historia del encuentro.

Al 34", el Barcelona recuperó el balón en los linderos del área, Messi habilitó a Luis "mordelón" Suárez por la derecha y este a su vez, tocó al otro poste para Neymar, quien entró solo y empujó el esférico al fondo.

Cinco minutos después cayó el segundo gol de los blaugranas por conducto de Luis Suárez, quien avanzó con la pelota pegada al pie, recortó de izquierda al centro para abrirse un espacio y sacó disparo con la pierna derecha que se clavó abajo, pegado al primer poste.

Al 43'', Messi bajó el balón dentro del área y definió de campanita, pero el tanto no contó por estar ubicado en fuera de juego.

120 segundos más tarde llegó una pena máxima para los catalanes y Messi anotó engañando al guardameta Tyton para irse al descanso con un marcador de 3-0.

En el 55", la lluvia de goles siguió cayendo para el Barcelona en una gran jugada colectiva con pases cortos en el borde del área, Messi rompió el ataque con un preciso pase filtrado entre líneas, para que Jordi Alba ganara la espalda de los defensores por la izquierda y definiera haciendo que el balón besara la red sobre la salida de Tyton.

Para ese instante los rivales ofrecían más facilidades que tienda departamental en diciembre, y eso fue aprovechado por Neymar, quien controló un balón por izquierda, enganchó hacia el centro, y sacó potente disparo de pierna derecha que se desvió en un defensa y se clavó en el ángulo superior derecho de la cabaña defendida por Tyton.

Así las cosas, Messi tuvo una gran actuación y fue determinante en el accionar de los blaugranas y eso le dio un respiro profundo a Luis Enrique que podrá trabajar con menos presión de cara al partido del próximo domingo ante el Atlético de Madrid dentro de la Liga, y que será clave para su permanencia en el banquillo azulgrana. #Futbol