En diciembre del año pasado, Cm Punk sorprendió al mundo de los deportes cuando en anunció que firmaba un contrato con UFC, la empresa más exitosa en las artes marciales mixtas. Dana White, presidente de la firma, viajó personalmente a Chicago para convencerlo de firmar. Todo esto se dio a conocer después de las declaraciones de Punk donde contaba la verdad acerca de su salida de WWE, la empresa donde marcó una época.

Phil Brooks, su nombre real, montó una revolución en la organización norteamericana de lucha libre con “Storylines” (tramas lineales), que incluían diálogos y declaraciones en contra de la manera en que se manejaba la empresa. Declaraciones en contra de Vince McMahon; su hija Stephanie McMahon y el director de operaciones Paul Levesque (Triple HHH), definieron su estilo en contra del sistema.

Los discursos que recitaba, a pesar de ser parte de un show, tenían verdades sobre los injustos tratos que recibían los luchadores por parte de la WWE. Salarios bajos en proporción a las jornadas de trabajo; favorecimiento a luchadores que eran del gusto del dueño, o del director de operaciones; elección de oportunidades de acuerdo a su físico, no por habilidades; poco cuidado en las lesiones de sus trabajadores y extensas jornadas de trabajo durante todo el año.

En el año 2011 su contrato se encontraba a punto de expirar, así que, los guionistas decidieron elaborar una historia donde se enfrentaría en “Summerslam” contra la principal cara de la empresa: John Cena, y en caso de que Punk ganase, se marchaba de la empresa con el título de la WWE en sus manos. A Punk le otorgaron libertad creativa para desarrollar sus propios diálogos. Todo estaba preparado, era parte de un guión, pero sus palabras fueron subiendo de tono, mencionando cosas como que estrellas de la talla de “The Rock” o “Hulk Hogan” llegaron al éxito gracias a su amistad con Vince McMahon, o hasta llamar estúpida a Stephanie McMahon. Acto que causó molestia dentro de la empresa e hizo que su discurso fuera cortado realmente.

Punk regresó semanas después de ganar el cinturón de la WWE. Ganó popularidad hasta arrebatarle el primer lugar a John Cena en cuanto a ventas de mercancía. También consiguió el reinado más longevo en la era moderna ostentando el título de la empresa 434 días.

En noviembre de 2014, en el Podcast de Colt Cabana: “The Art of Wrestling”, Punk confesó que fue despedido, y fue notificado el día de su boda con la también luchadora AJ. Lee. Mencionó los problemas reales que tuvo con Paul Levesque; las lesiones con las que tuvo que trabajar durante meses, llegando a contusiones, lesiones de rodilla y costillas rotas; los problemas con el luchador “Ryback”, y con el doctor de la empresa que no atendió una infección estafilocócica que sufrió y pudo haberle causado la muerte.

Phil Brooks no solo dejó una gran huella dentro de WWE; dejó un legado en la lucha libre mundial; dejó un legado que trasciende el deporte, una lección sobre la lucha por los derechos de los trabajadores. Un innovador en una época donde la lucha libre necesitaba evolucionar pero esta se negó; un oriundo de Chicago que su amor y dedicación por su trabajo lo llevó hasta lo más alto; un osado que se autodenominaba “El mejor luchador del mundo” pero que lo respaldaba cada vez que salía al ring. Y aunque jamás se le otorgó la oportunidad de estelarizar Wrestlemania, siempre será el personaje más recordado en esta era de la lucha libre.