Existe la posibilidad que regrese la NFL después de dos décadas en la ciudad de Los Ángeles. El consejo municipal de Inglewood aprobó la construcción de dicho recinto que contará con 80 mil asientos dentro de una extensión de 60 hectáreas y con un centro de espectáculos de hasta seis mil asientos, y se suma un plan previo para convertir el antiguo hipódromo de Hollywood Park en viviendas, tiendas, oficinas, parques, espacios abiertos y un hotel.

La construcción está respaldad por el socio Stan Kroenke, dueño de Saint Louis Rams con la cantidad de dos mil millones de dólares y con una votación de 5-0 tras una reunión de varias horas, donde acudieron aficionados de los Carneros con remeras de equipo y apoyando la mudanza del equipo.

El voto adopta un nuevo plan de desarrollo, que no exige sufragio público, se comenzará la construcción y no habrá revisión ambientalista de problemas como ruido, tránsito y contaminación.

Los integrantes del grupo que llevan el proyecto del nuevo estadio de los Rams, aclararon que es importante empezar con la construcción lo antes posible, ya que quieren evitar demoras. Se estima que el estadio podría estar en el 2018.

La construcción del nuevo estadio en los Ángeles, traería una fuente de empleo más, ya que se contrataría a más de 10 mil trabajadores, según el vicepresidente Chris Meany, quien aclaró que ya se tiene trabajando a varios arquitectos e ingenieros.

Los Rams han jugado de 1946 a 1979 en el Coliseo de Los Ángeles y de 1980 a 1994 en Anaheim antes de trasladarse a San Luis. Los Carneros no tienen futbol americano desde 1994, la última temporada en que los Rams y los Raiders jugaron ahí.

La urgencia de esta construcción es porque la semana pasada se supo que los Oakland Raiders y San Diego Chargers planean compartir un recinto en el suburbio de Carson en el caso de no lograr que sus bases actuales aporten el dinero suficiente para reemplazar sus envejecidos estadios.

Los representantes de la NFL han señalado que el cambio de sedes no está programado para el revelarse en este año, la aprobación sería hasta el 2016.

De concretarse dicha aprobación, el equipo jugaría en una sede temporal como el coliseo de Los Ángeles o el Rose Bowl de Pasadena hasta el término del nuevo proyecto que estará en el 2018.