Tarde agradable con tres cuartos de entrada la que registró el pasado 22 de febrero en la plaza de toros "El Nuevo Progreso"en el cartel Pablo Hermoso de Mendoza a caballo y los espadas fueron Fermín Rivera y Diego Silvetti.

El centauro Navarro pudo hacerse del apéndice de un eral, pero estuvo fallo en el rejón de muerte, una constante que no solo le sucede a Pablo; es general en las plazas taurinas en toda la República, a su primero, Pablo Hermoso mostró el por qué agrada a la afición tapatía entregado y sonriente en todas sus faenas, al de Fernando de la Mora se le veía entregado, pero su trapío hizo dudar de su edad, asestándole tres vueltas consecutivas al astado muy cerca de la cara del toro, a milímetros de los pitones Pablo Hermoso levantó al coso de la Calzada Independencia.

Anuncios
Anuncios

En el tercio de banderrillas se mostró ecuánime y adornó al de Fernando de la Mora como se debe, del lado de sombra, los de las barreras y tendidos ovacionaban a Navarro mientras que en el sol no comulgaban del todo con el rejoneador; a la hora de matar, el coso enmudeció como panteón; cuando Pablo pincha el público exclamó lastimosamente su error, en el segundo de su lote lo toreó cerca del estribo del caballo y sorprendiendo con cambios rápidos en los bigotes del astado, con rejones de castigo alegre y gustando al público que lo recibió y celebró sus faenas en todo momento, vuelve a pinchar y en el segundo intento logra dar muerte a su enemigo.

Pitos y ovaciones divididas entre sol y sombra; aún asi salió a saludar al tercio, a pesar de la mala tarde que tuvo en "La México", agradó al público tapatío; que tiene la característica de ser exigente.

Anuncios

Al hijo del "Rey David", Diego Silveti, tenía claro que a la afición tapatía le debía y mucho por la presentación poco deseable que marcó en su temporada el año anterior, y que esta vez se mostró que venía dispuesto a darlo todo con su primero, muy alegre con el capote  como su padre; abrochando unas tafalleras de calidad siguiendo por mandiles y queriendo ceñir una chicuelina que le costó tremenda voltereta que caló en el tendido; no pasó nada más que el desgarre de la taleguilla del de Salamanca, después del percance, Diego terminó la tanda soltando una punta del percal, ya en muleta se consagró con tremendas bernardinas de mucho valor torero pero en la espada falló, pinchando dos veces terminando con el descabello; el público de sombra alegaba una oreja misma que se le negó y salió a dar la vuelta al ruedo por petición del público.

En su segundo, ya con los aficionados pendientes de lo que desarrollaba en los medios, Silveti recibía a su enemigo, un cardeno precioso sin vérsele al diestro un esbozo de toreo, se lo llevó mal lidiado, no logró acoplarse al de San Isidro perdiendo lo que había logrado con su primero, al sentirse incómodo trató de abreviar su lidia volviendo a pinchar y terminando después de tres golpes con la cruceta su lidia que terminó en silencio.

Anuncios

Fermín Rivera, que en otras circunstancia ha mostrado un toque de toreo clásico, haciendo las cosas bien convencido y con tablas; no pudo redondear su faena; le costó mucho trabajo, sus erales que no embestían estoicos; que en decisiones divididas se le agradeció el intento.

Sin duda mala tarde para los 3 toreros en "El Nuevo Progreso".



#Turismo #Crónica Jalisco