Alberto del Río cuyo nombre de batalla en México es El Patrón, se llevó una sopa de su propio chocolate al ser humillado por el estadounidense Brian Cage. Lo anterior sucedió en la función que se realizó en Querétaro, Querétaro.

Cage, es un viejo conocido del público mexicano, gracias a su participación en la ¨Lucha Underground¨ que es televisada por Univisión. Por eso a pesar de que el apoyo era absoluto para ¨El Patrón¨, los aficionados no dejaron de reconocer el triunfo de ¨La Máquina Humana¨, después de que ejecutó un mortal desde la tercera cuerda para rendir a su contrincante, cosa nada fácil tomando en cuenta sus más de 100 kilos de peso..

Al respecto, Alberto  conversó en la intimidad de su vestidor y dijo. ¨Mira este muchacho Cage puede ser muy conocido en su país; sin embargo aquí en México va a pasar desapercibido. Sin duda tendrá que aprender que el único ¨Patrón¨, soy yo, así que le espera un largo camino para hacerse de un lugar en el corazón de mis paisanos. Un resultado a su favor no signífica nada porque todavía faltan muchos enfrentamientos entre nosotros¨.

Por si una rivalidad no fuera suficiente, aprovechamos para hablar con Alberto sobre el pique que vive desde hace algunos meses con el Texano Junior. Esbozando su característica sonrisa de medio lado, no duda ni un momento en darnos su respuesta.

¨Él fue Megacampeón de la AAA durante mucho tiempo, así que seguramente le dolió perder el título, y busca rabiosamente la revancha. En Los Ángeles ya tuvo su primera oportunidad, pero Gracias a Dios las cosas se dieron a mi favor¨.

El Patrón Alberto destacó antes de retirarse la inmensa alegría que está experimentando ahora que tiene la oportunidad de recorrer las diferentes arenas de lucha libre mexicana, tal y como lo hizo con su padre, el inolvidable Dos Caras.

¨La Arena Naucalpan tiene recuerdos maravillosos para un servidor, ya que era de las pocas veces que mi papá, me dejaba acompañarlo para verlo luchar. Imagínate como esa lucha siempre caía en Viernes, pues me daba chance porque al otro día, no tenia que ir a la escuela¨, finalizó.