Pedro Aguayo Ramírez, mejor conocido como "El Hijo del Perro Aguayo", ya descansa en paz. Sus familiares y amigos le dieron el último adiós esta mañana en el Parque Funeral Colonias en su natal Guadalajara, Jalisco. A la salida del féretro elaborado en caoba y cubierto de flores, de inmediato se empezaron a escuchar las porras, los aplausos y se soltaron varias palomas blancas que surcaron el cielo durante varios minutos, los mismos que los empleados de la funeraria utilizaron para acomodar el ataúd en la carroza fúnebre.

Don Pedro Aguayo, padre del inolvidable "Perrito", mostró una fortaleza inigualable y desató las lágrimas de todos los presentes cuando se despidió de su adorado vástago con las siguientes palabras.

"Descansa en Paz hijo".

De inmediato, tomó su lugar entre la multitud que se encontraba en el cementerio y se limpió el llanto que salía de sus ojos con un pañuelo. "Latin Lover", "Konnan" y "El Rayo de Jalisco", "Satánico" y "Taya Valkyrie", fueron los luchadores que acompañaron en todo momento a la familia Aguayo Ramírez expresándoles un sinnúmero de anécdotas del líder de la "Jauría", y exaltando sus virtudes. 

Mención a parte merece "Rey Mysterio", quien reponiéndose de lo sucedido asistió al velorio del "Hijo del Perro Aguayo". Recordemos que precisamente dicho gladiador  lanzó la patada conocida como 619, que fue la causante de que su contrincante se desplomara sobre la tercera cuerda, teniendo minutos más tarde un fatal desenlace.

"Rey Mysterio" tuvo un breve diálogo con Don Pedro Aguayo para darle sus condolencias y posteriormente se ubicó junto al féretro para realizar una guardia de honor. Inevitablemente empezó a llorar y constantemente se tapaba el rostro para evitar ser captado por algún medio de comunicación. Ya en el panteón estuvo rodeado por varios elementos de seguridad, quienes evitaron que los reporteros se acercaran para hacerle alguna pregunta al respecto. A la hora de retirarse permaneció por varios minutos en una sala privada y minutos después salió a toda prisa abordo de su camioneta.

La familia Aguayo Ramírez viajó rumbo a Tala, Jalisco para vivir su duelo en privado, aunque se rumora que en los próximos días las autoridades de dicho poblado harán un homenaje para el "Perro Junior".