Jhonny González perdió el cinturón que lo acreditaba como Campeón de Box del CMB en la categoría Pluma ante el estadounidense Gary Rusell Junior. Dicha derrota tomó por sorpresa a los aficionados mexicanos que daban prácticamente por hecho que se trataba de una defensa más del ídolo mexicano para mantener su título. Jhonny subió al ring ataviado con la camiseta oficial de "Perros del Mal" en homenaje a su amigo, el "Hijo del Perro Aguayo", quien falleció el pasado 21 de Marzo.

Gary Rusell Junior tomó el control de la pelea de inmediato y para el tercer round soltó un jap con el puño izquierdo que marcó el destino de Jhonny.

Anuncios
Anuncios

Verdaderamente dramático resultó para el público ver al todavía campeón de rodillas en la lona tras el contundente golpe de su rival, y todavía más cuando el conteo del referí seguía avanzando sin que lograra incorporarse, lo que consiguió en el último momento.

Para el cuarto episodio el mexicano poco pudo hacer para defenderse porque las consecuencias del trancazo que le propinó Rusell le cobró la factura. Las piernas de Jhonny González lo traicionaban a cada segundo, y su rival con cierta benevolencia media la efectividad de sus golpes con todo y esa concesión volvió a visitar la lona. Minutos más tarde cayó nuevamente para ya no levantarse.

El tropiezo del pugilista nacional fue inesperado para la afición y los expertos del #Boxeo porque Jhonny se notaba sumamente confiado en salir adelante en la que fuera su cuarto defensa del título Pluma, que se realizó en el Palms Casino Resort de las Vegas. Sin embargo su entrenador el legendario, Nacho Beristaín, comentó en los días previos al combate que le preocupaba que Gary Rusell Junior fuera zurdo y que pudiera tomar por sorpresa a su pupilo, tal y como lamentablemente sucedió.

Anuncios

Pero las malas noticias no terminaron con la derrota para Jhonny, ya que también recibió la demanda por incumplimiento de contrato por parte de Golden Boy Productions, propiedad del ex-boxeador Óscar de la Hoya. En un comunicado de prensa dicha empresa argumenta que los derechos publicitarios del mexicano le pertenecen por los próximos dos años, lo cual no se ha cumplido por la negativa de González de aceptar las peleas que Golden Boy Productions le propuso en meses anteriores, en cambio acepto de inmediato la propuesta de otros promotores para pelear con Rusell, sin involucrar en ningún momento al emporio comandado por De La Hoya.