Recién acaba de pasar el ¨Día de la Mujer¨, y las luchadoras mexicanas no podían dejar de celebrarlo como solamente ellas saben hacerlo, trabajando.

Y precisamente lo anterior es lo que las hace sentir más orgullosas porque consideran que su intervención en el deporte de los encordados, además de que sirve para fortalecerlo todavía más, demuestra que las féminas pueden desempeñar cualquier profesión que les pongan enfrente. ¨Taya Valkyrie¨ con su característico acento canadiense, nos habla al respecto.

¨Estoy encantada de ser mujer, hermosa, muy talentosa y parte de los ¨Perros del Mal¨, jajajajaja. Hablando en serio creo que tener un trabajo como el nuestro es un buen ejemplo de las capacidades del sexo femenino, en primera, porque no es fácil abrirte paso en un ambiente, que en sus inicios era netamente de hombres.

Anuncios
Anuncios

En segunda, porque hay que trabajar muy duro para que el público te tomé en serio, que se olvide de tus características físicas y se enamore de tus capacidades deportivas¨.

¨La Wera Loca¨ se apasionó con el tema de las mujeres trabajadoras y siguió compartiendo sus opiniones.

¨Creo que la clave para ganarse el respeto masculino en cualquier ámbito es hacerse escuchar. Cuando llegué a México me encontré con que no es fácil lograrlo porque el machismo trata de cerrarte esa posibilidad; sin embargo, al tiempo pude hacerlo y eso me está permitiendo abrir un camino para las luchas de campeonato.

Taya tiene muy claro que el éxito profesional no está peleado con la posibilidad de tener una vida personal plena. Precisamente sobre este tema nos habló antes de retirarse y dar por terminada nuestra entrevista.

Anuncios

¨Como cualquier mujer quiero casarme de blanco, tener hijos, pero sé que cada cosa tiene su tiempo y su lugar. La verdad no tengo prisa, voy caminando con calma para lograr cada uno de mis objetivos, ese es un buen consejo para todas mis amigas que nos están leyendo como dicen por acá, él que espera y no se desespera se lleva la mejor pera¨. Y sin decir más se alejó de nosotros mientras que más de un caballero la observaba.