La familia de Pedro Aguayo Ramírez es enemiga de los escándalos, la falta de compañerismo y de andar ventilando su vida íntima. Por eso se entiende la incomodidad que les están generando las declaraciones que el "Hijo del Santo", hizo  en diversos medios de comunicación, incluso de la fuente de espectáculos. Con la intención de acabar con los rumores en torno a la muerte del "Hijo del Perro Aguayo", su primo el también luchador, "Khan del Mal", se reunió con los medios de comunicación. Visiblemente abrumado expuso sus puntos de vista.

 "La familia Aguayo está muy dolida con el "Hijo del Santo", porque no se presentó en el velorio de Pedro para demostrarles su aprecio. Les aclaro que entre ambos existía un distanciamiento desde el 2011 debido a las diferencias que tuvieron durante una función de lucha libre y nunca se arreglaron".

Además del malentendido económico que existía entre el "Perrito" y el heredero del "Santo", se suma la actitud que mostró en la funeraria, intentando tomarse fotos del recuerdo junto al féretro del llorado luchador, argumentando que las necesitaba para la columna que escribe en un periódico de circulación nacional. "Khan del Mal" narró ante la prensa el penoso incidente.

"Él se molestó porque no se le dejó tomar la gráfica, no se lo permití y le llamé la atención, Más tarde volvió a insistir e incluso una persona que estaba encargada de la capilla le pidió que borrara las imágenes porque la familia pidió que no se hicieran fotografías. Ahí tuve que intervenir nuevamente".

El "Hijo del Santo" también ha criticado el desempeño de las diferentes comisiones de lucha libre que existen en la República Mexicana, obviamente a consecuencia del fallecimiento del líder de la "Jauría". Por eso el doctor Mario García Orozco, médico de cabecera de los Aguayo, desde la época en que don Pedro, estaba en los cuadriláteros, habló al respecto.

"La única forma de evitar la muerte de Pedrito hubiera sido no salir a luchar, porque es importante aclarar que un médico no es Dios". Y dicho lo anterior dieron por terminada la reunión con los periodistas.