La vida de los boxeadores es difícil, pero en algunas ocasiones obtienen grandes beneficios como recompensa de los golpes que reciben y que en ocasiones ponen en peligro su vida. Manny Pacquiao lo sabe y por eso decidió invertir parte de las ganancias que obtendrá en su próxima pelea frente a Floyd Mayweather Junior, en una nueva mansión ubicada en los Ángeles, California, específicamente en el área de Berverly Hills.

Sin embargo cuando decimos que el "Pac-Man" pagó la propiedad no nos referimos a que lo hizo solamente con los 12.5 millones de dólares en efectivo si no que tuvo que regalarle a la vendedora cuatro boletos de primera fila para la llamada "Pelea del Siglo".

Anuncios
Anuncios

Dadas las condiciones tan particulares de la venta fue el sitio Bleacher Report, quien publicó los datos aportados al respecto por la agente inmobiliaria. Esto fue lo que reveló.

"Definitivamente las entradas que me obsequió Manny fueron cruciales para cerrar el trato. Todos los vendedores de bienes raíces somos aficionados al #Boxeo y también admiradores suyos". Afirmo Elsa Nelson.

La nueva propiedad del boxeador filipino cuenta con un área de poco más de 100 metros cuadrados, tiene siete habitaciones, ocho baños y para las grandes ocasiones un espacio acondicionado como si fuera un teatro. El inmueble está en plena remodelación y la encargada de checar cada detalle es la madre de Manny, ya que corre el rumor de que una vez que acabe la pelea de inmediato se instalarán en ella por un tiempo.

Anuncios

Por su parte Floyd Mayweather no quiso quedarse detrás de Manny Pacquio y también se rodeó de lujos durante su entrenamiento. Basta con mencionar el Ferrari 458 en color Blanco estacionado al frente del lugar donde está entrenando en Las Vegas, eso sí flanqueado por dos Roll Royce del mismo color.

Al salir de un largo día de trabajo Floyd aseguró que, aunque todo el mundo habla de los millones y millones de dólares que se generarán alrededor de la su pelea, a él lo único que le importa es que el público se de cuenta de que ha trabajado duro para ofrecerles un espectáculo de primera calidad.