Real Madrid no falló en los pronósticos y sin mostrar la mejor versión que se le ha visto en los últimos juegos, venció con un modesto marcador al Almería. James Rodríguez con un auténtico golazo al minuto 44’, un autogol por parte de Mauro Dos Santos al 49', y Álvaro Arbeloa al 84, sentenciaron la derrota del cuadro Andaluz.

Con este resultado los merengues siguen a la caza del Barcelona, equipo que en su más reciente partido mostró su poderío ofensivo que tiene y acribilló al Getafe con un contundente 6-0.

Ya se han jugado 34 fechas de la Liga española de #Futbol y aún no se define quién será el próximo campeón ibérico. Dos puntos separan al primer lugar del segundo; 84 unidades suma el cuadro de Luis Enrique y 82 el conjunto que dirige el italiano Carlo Ancelotti.

Al Real Madrid le costó 44 minutos abrir el marcador, si bien Almería no cuenta con un cuadro espectacular en su plantilla, su orden táctico fue lo que le ayudó a no verse en desventaja desde los primeros minutos de juego.

Aunque en esta ocasión Hernández no se hizo presente en el marcador, tuvo una buena actuación con jugadas llamativas y una asistencia de gol. Muestra de ello fue cuando Chicharito trató de hacer una jugada de fantasía al servirle un pase de taquito al crack portugués, pero Ronaldo no hizo una buena recepción y con ello se perdió la oportunidad de terminar la jugada del mexicano que hubiera quedado como una de las más bonitas del partido.

Quien si pudo facturar un gol de antología fue James, quien controló un balón de rebote a las afueras del área chica y al igual que el gol que le marcó a Uruguay en el Mundial de Brasil 2014, soltó un potente disparo que se colocó en lo más profundo de la red sin dar oportunidad al guardameta de detenerlo.

Posteriormente la ventaja blanca creció cuando en una jugada de rutina al minuto 49 de la segunda mitad, Toni Kroos proyectó un centro al área y éste pegó en el pie del argentino Mauro dos Santos que para su mala fortuna finalizó en la puerta de su propio equipo; cinco minutos antes de que terminara el partido, Isco dio un pase a Chicharito y el jalisciense al ver a Álvaro Arbeloa que estaba en mejor posición, no dudó en transitarle el balón para que solamente empujara el esférico en la portería rival.

Con este resultado Real Madrid le pone más intensidad al cierre del campeonato español y por lo pronto se enfoca para el duelo ante Sevilla, pero pensando en la Juventus de Italia.