Finalmente la temporada 2015 de la liga mexicana de béisbol completó su primera semana de acción en la que definitivamente algunos equipos no han iniciado de la manera que de ellos se esperaba, sobre todo acorde a la calidad de su plantel de jugadores. Quedaron atrás días de extenuante trabajo administrativo y ahora todo pasa al terreno de juego.

Tal es el caso de los Sultanes de Monterrey que tradicionalmente nos presenta excelentes equipos, plagados de estrellas y en este año no es la excepción, se logró la contratación de tremendos brazos como Alfredo Aceves y Edgar González, sus jugadores extranjeros son gente de probada experiencia y capacidad sobresaliendo en este arranque el trabajo ofensivo de Max Ramírez, jugador venezolano, que al menos en este inicio, ha demostrado ser un aguerrido competidor.

Después de dividir triunfos en los juegos inaugurales contra los Broncos de Reynosa, Sultanes emprendió su primera gira para enfrentar a los Toros de Tijuana en una serie de 3 encuentros que resultaron favorables para el equipo fronterizo, pudimos ver un equipo de Tijuana sumamente oportuno y contundente a la hora de batear, que aunado a una anemia ofensiva del equipo regio no permitieron que las victorias llegaran. De este modo y con 3 derrotas a cuestas los regios se presentaron en el renovado estadio Alejandro Aguilar Reyes "Fray Nano" de la capital de la república.

Por su parte, los Diablos Rojos recientemente habían "barrido" a los Broncos de Tamaulipas y se daba así inicio a una de las serie de más tradición en el #Béisbol, Sultanes de Monterrey enfrentando a los Diablos Rojos del México. El primer encuentro fue para los escarlatas con pizarra de final de 4 carreras por 0, una blanqueada que ratificaba el mal momento de la escuadra regiomontana, fue un juego de un solo lado gracias a la magnífica labor monticular de Juan Pablo Oramas que limitó al equipo regio a solo 4 hits por espacio de 7 entradas.

Para la segunda confrontación las cosas cambiaron, en un trepidante juego que mantuvo a los aficionados al filo de la butaca hasta el último lanzamiento, los Sultanes dieron cuenta de los Diablos Rojos con pizarra de 5 carreras por 4, en este encuentro se dio un desfile de lanzadores sacando la mejor parte el excelente trabajo del bullpen regiomontano.

Fue así que con la serie empatada a un triunfo por bando se llegó el domingo con el tercer y definitivo encuentro, que al igual que los anteriores resultó lleno de emociones para la fanaticada reunida en gran número durante los 3 juegos, un ambiente lleno de alegría con las porras apoyando en todo momento e impulsando a su equipo para vencer al archirrival; en este encuentro una vez más el pitcheo hizo su aparición contando con una excelente salida del joven Oscar Armenta en 5.2 entradas que se llevó el triunfo y el soberbio relevo de Marco Rivas que en 2 entradas contuvo la artillería escarlata, de este modo los sultanes de encaminaron al triunfo de 6 carreras por 2, contando ahora sí con el bateo oportuno de su ofensiva.

Una primera semana mala en términos generales para los Sultanes de Monterrey, sin embargo, estos últimos 2 triunfos hacen abrigar esperanzas a su afición ahora que el próximo martes estarán recibiendo en el Estadio Monterrey a 2 de los equipos más fuertes de la zona sur, los Leones de Yucatán de martes a jueves, y el fin de semana de viernes a domingo, los Tigres de Quintana Roo.

Series por demás difíciles para los regios, así que veremos cómo se desarrolla esta semana.