En un partido aburrido e impropio de una final, los Dorados de Sinaloa aprovecharon sus escasas oportunidades para vencer por 0-2 a los Rayos del Necaxa (global 3-1) en duelo efectuado en Aguascalientes, ante el desconsuelo de su afición.

Definitivamente, la fanaticada hidrocálida fue quien hizo el gasto del encuentro al apoyar de manera constante a unos rayos que salieron a la cancha del Victoria, mas que con actitud ganadora con excesivas precauciones a la defensiva, haciendo inclusive tedioso el partido, sobre todo en la primera parte.

El atacante Raúl Enriquez se significó como el verdugo de los rayos al marcar en tres ocasiones en los dos duelos para coronar 11 años de esfuerzos y constancia por volver al máximo circuito. Fue prácticamente lo único digno de destacar en esta final.

El Necaxa fue quien tuvo la primera oportunidad en los botines del hondureño Rojas, quien perdió un mano amano con el portero Alfredo Frauto cuando apenas corría el minuto 6. Parecía el preludio de un juego emocionante, no obstante este se volvió ríspido en una lucha incesante en la media cancha, tratando de cuidar mas el arco propio que buscando generar peligro, sobre todo a partir del minuto 36 fue cuando se notó esa tendencia. 

Concluyó la primera parte para dar oportunidad a ambas escuadras de replantear su táctica y sembrando mayor expectativa de los fanáticos que esperaban un duelo mas abierto y generoso en oportunidades de gol. Hasta ese momento el equipo que llegaba como campeón del torneo de apertura 2014 sembraba dudas y sus liderazgos no marcaban diferencia.

Un hecho anecdótico para creyentes en supersticiones, fue que el ecuatoriano Alejandro Segundo Castillo de Dorados tocó el trofeo al salir con su equipo a la cancha, lo que pudo interpretarse como de mala suerte; si embargo el mito fue roto. 

Arrancó la segunda parte y el panorama del juego seguía igual: ardua lucha en la parte media, por lo que el técnico de los hidrorayos, Miguel de Jesús Fuentes, ordenó el ingreso de Carlos Hurtado en sustitución de Roger Rojas buscando un mejor control del balón y más proyección ofensiva.

El juego se inclinó mas hacia el Necaxa que buscó, alentado por su afición, irse arriba en el marcador, no obstante se encontró con una bien parada defensa de Dorados que alejó de manera constante los arribos que contuvieron dosis de peligro, como la pared entre Hurtado e Isajara que al final leyó perfectamente el arquero Frausto. 

El estilo de juego de los anfitriones comenzó a convenir mas a "la marea dorada" que entendió la posibilidad de generar contragolpes. Fue entonces que Raúl Enriquez logró ganar las espaldas de la defensa de los hidrorayos para enfilarse hacia la derecha del arquero Gallardo y vencerlo  y propinar la primera anotación de los Dorados al minuto 76.

A partir de entonces Hidrorayos comenzó a dar muestras de desesperación y trató de volverse hacia la meta del conjunto sinaloense, lo que convenía mas a los dirigidos por Carlos Bustos y apenas 6 minutos después llegó el segundo tanto con certero cabezazo de Raúl Enriquez a centro de Prieto.

La recta final del partido se vio ensombrecida por la presencia de proyectiles que fueron lanzados por la fanaticada hidrocálida quien así manifestó su frustración por no ver consumado su sueño de tener nuevamente fútbol de primera división

De esa forma, Dorados ocupará el sitio dejado por los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara y sin duda buscará reforzar sus líneas para cuajar si permanencia en el máximo circuito, la cual no disfruta desde aquel año de 2004 cuando fueron ascendidos por el D.T. Juan Carlos "la pajara" Chávez y jugadores de la talla de Lupillo Castañeda, Christian "Recodo" Valdéz, Héctor "Coco" Jimenez. La afición sinaloense recuerda el arribo de Andrés Guardiola, hoy exitoso estratega, así como de Jared Borgetti, máximo anotador histórico de la selección nacional y el "loco" Abreu, como figuras de esta escuadra. #Futbol