La FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado) es un organismo muy poderoso, tanto que parecía intocable, hasta el día hoy.

Autoridades de Estados Unidos en colaboración con el gobierno suizo, ordenaron la detención de altos dirigentes del organismo deportivo por corrupción, fraude y lavado de dinero. Entre los implicados se encuentran el actual presidente de la Concacaf, Jeffrey Webb; el anterior presidente de la misma confederación, Jack Warner (que se entregó a las autoridades); el presidente de la Federación de Costa Rica, Eduardo Li y dirigentes sudamericanos entre los que destacan Nicolás Leoz e Eugenio Figueredo.

En total son 47 cargos por lo que se les imputan a estos funcionarios del fútbol. De acuerdo con la investigación los funcionarios recibieron sobornos por parte de representantes de medios de comunicación y promotores deportivos por más de 100 millones de dólares desde 1990 a la fecha, a cambio de ello, las autoridades de FIFA otorgaban concesiones de publicidad y transmisión en medios de eventos.

Entre los torneos implicados en esta trama destacan la #Copa Libertadores y la llamada "Concachampions". Sin duda es un duro golpe a la credibilidad de este deporte.

De acuerdo con la dirigencia de FIFA, el actual presidente, Joseph Blatter no estaría implicado en esta trama, aunque gran parte de la opinión pública simplemente "no metería las manos por él".

Esta acción sería la primera después de un largo camino de sospechas en contra de la FIFA. La relación de promotores para la venta de jugadores, las apuestas clandestinas, los derechos de #Televisión y medios de comunicación y el reciente escándalo sobre la elección como sedes de la copa mundial de fútbol de Rusia y Qatar, son muestra clara de que los malos manejos en el organismo rector del fútbol mundial son asunto cotidiano.

De alguna manera no sorprende que se haya detenido solamente a dirigentes del continente americano, ya que es en esta región, sobretodo en Centroamérica y el Caribe, donde se han registrado grandes sospechas en el manejo de los dirigentes de federaciones locales, las cuales apoyen incondicionalmente a Blatter.

Por lo pronto, la UEFA (Unión de Asociaciones de Fútbol Europeas) busca aplazar el congreso de FIFA, para que los acontecimientos no desestabilicen la reunión, mientras que el astro argentino Diego Maradona asegura que esto lo venía denunciando desde hace años.

Así el fútbol mundial, el deporte y la pasión vuelven a mancharse de la corrupción de los de pantalón largo, tristemente no sorprende. #Futbol